Noticias Destacadas
Inicio / Michoacán / Aprendiendo a vivir: El Plan
Aprendiendo a vivir: El Plan

Aprendiendo a vivir: El Plan

Aprendiendo a vivir: El Plan

Mi Santias, me gusta ese enfoque que le estas dando a la necesidad de los humanos de: Aprender a Vivir…santiago_rufo

S- Que bueno que te guste, mi Rufo; porque en lo personal estoy convencido de que de la misma forma en que nos enseñan a poseer y no a amar, nos enseñan a tener, pero no a vivir y como consecuencia tenemos a millones de personas frustradas y viviendo mal, aun cuando económicamente estén bien, en adición a las que viven mal por sus malas decisiones o necedades, muchas veces sustentadas en una programación cultural que les es ajena.

R- Guau, que bueno que haces esa puntualización, ya que como diría el poeta: “El dinero no es la vida, es tan solo vanidad” y tienes razón, la mayoría vive mal por querer vivir como les dicen y no en concordancia con su humana naturaleza. Por eso no es de sorprender que la mayoría de los de tu raza anden como loquitos queriendo acumular riquezas o peor aún, queriendo tener cosas cuando no tienen con qué y eso les amarga la vida, o sea, si tienen, malo, si no tienen, peor.

S- De alguna manera lo que ladras es parte de la idea, perro, dar objetividad a nuestros actos basados en el razonamiento, pero va más allá y te comparto, primero que el proyecto de: Aprender a Vivir, está inicialmente orientado a mujeres mayores de treinta años que representan un universo que en muchos casos necesita de ayuda y segundo, que para Aprender a Vivir la idea es que poco a poco, a través del diálogo y la convivencia con ternura: 1.- Reconstruir las diferentes partecitas de la personita que están lastimadas y rescatar su verdadero yo, el de una persona plena con la capacidad de asumir, dirigir su vida y ser feliz para poder dar felicidad y amar con plenitud. ¿El camino?, rearmarla como un rompecabezas; Primero su parte emocional, después su salud, su parte afectiva, memorias de su niñez, autoestima, sexualidad, capacidad de expresión, autosuficiencia, capacidad de comunicarse asertivamente, aspectos maternales y seguridad profesional, teniendo como objetivo primero, adquirir el gusto por la vida en forma excitante y divertida y lo principal, reconstruir su capacidad de amarse para poder amar a otros. 2.- Sustentar el proceso en una relación basada en el respeto, la ternura, el interés por la persona para dar certezas y construir confianza y así alcanzar la autovaloración positiva basada en el desarrollo de las propias capacidades de ser, hacer y amar.

La estrategia es hacer de todo un juego interesante y ameno, sin presiones, amable, explicado y compartido, es decir, recorrer el proceso y los caminos tomados de la mano en un proyecto conjunto, donde uno, el maestro, aporta y el otro es receptor, para que poco a poco, nutriéndose ambos en al proceso los dos se conviertan en receptores enriqueciendo así sus vidas a través de compartir juntos ¡La gran aventura de aprender a vivir!

El objetivo primero y el más difícil, construir un lazo de confianza con el maestro o tutor para que la persona acepte ser guiada. Y es que de alguna manera, hemos cometido el despropósito de crear una sociedad cuya cultura nos induce a la desconfianza, a no creer, a estar en guardia, ya que desde las persona en lo individual, hasta grupos e instituciones, se han encargado de destruir la confianza al buscar siempre y solo para sí, su beneficio sin interesarse en el daño que se puede hacer con ese egoísmo, ni los beneficios que podrían dejar y no dejan a la sociedad, a las personas y a ellos mismos, de servir con generosidad, sin descuidar sus intereses y derechos, pero sin atropellar los de los demás.

R- Guarraguauuu mi Santias, que bonito suena eso de mejorar la vida de otras personas enseñándolas a vivir.

S- En lo personal, mi Rufo, creo que además de bonito suena excitante; ¿Qué mayor logro o aporte que ayudar a una persona a encontrar su camino para así alcanzar la plenitud y por ende la felicidad?, con un además; que si encontramos la fórmula para ayudar a una persona, en un descuido tenemos un camino para ayudar a muchas.

R- ¡Guau! Visto así es una actividad que enriquece a ambos y beneficia a muchos, al que aprende y al que guía y con posibilidades de trascender ayudando a más personas.

S- Y más que eso, perro, el proceso de conducir a otra persona en el aprendizaje de cómo vivir da satisfacción y nutre, además de divertido es experiencia, que por tratarse de vida, es de por si emocionante, de hecho estoy convencido de que cuando una persona brinda su confianza y abre su corazón para dejarse guiar, el maestro gana más que el aprendiz porque recibe afecto y sinceridad que solo se pueden pagar con cuidado, respeto y ternura… Así de sencillo.

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube