Noticias Destacadas
Inicio / México / Comunidad sustentable
Comunidad sustentable

Comunidad sustentable

Santiago y el Rufo

Sustentable, dice el diccionario: Proveer a alguien del alimento necesario o sostener algo para que nosantiago_rufo se caiga o se tuerza.

R- Guauuu En otras palabras, mi Santias, podemos llamar sustentable a lo que podemos sostener a través del tiempo, sin merma o deterioro, con el trabajo organizado y el esfuerzo inteligente.

S-  Sí mi Rufo y urge, la catástrofe económica mundial está aquí, al grado que un país católico como Italia, está analizando aceptar la prostitución como parte de las actividades económicas, ante la crisis (mundial) que viven.

R- Guarf, guarf, mismo argumento que usan los catalanes para querer independizarse de España, que los arrastra al caos al asumir como política socio-económica el modelo neoliberal.

S- Así es mi Rufo, ¿recuerdas cuando te pregunté; cuántas veces comes croquetas al día?…

R- Auuu, recuerdo que hasta te contesté que soy muy cuidadoso con mi dieta, que como tres veces al día y a mis horas.

S- Pues hoy, muchos dirigentes se están dando cuenta de que sus pueblos (México incluido) no se alimentan bien y que la economía familiar de millones no da ni para comer frijoles, y ante eso, una alternativa es prostituir a sus mujeres, como en el caso de Italia, otra, ofertar riquezas nacionales, como lo hace México con su mentada Reforma Energética.

R- Grrr, la pregunta es, mi Santias, ¿por qué si vemos que vamos en el camino de la autodestrucción, no hacen algo distinto nuestros líderes?

S- Creo que algunos porque se benefician del caos (léase moches), otros porque no tienen idea de que hacer y muchos porque no ven el desastre al que vamos. Por eso propongo hacer un laboratorio de desarrollo socio-económico en alguna región de México, de manera tal que los costos de aprendizaje sean pocos, para que, una vez encontrada la fórmula, en donde su implementación sea acorde con nuestra naturaleza humana respetando cultura y vocaciones productivas, replicar el modelo.

R- Guarf, guarf, guarf, no me hagas reír, mi Santias, que traigo mis perrunos labios partidos; llevo años proponiendo construir un modelo socio-económico que represente una alternativa al modelo neoliberal, es más, llevo años ladrando a los cuatro vientos que el modelo debe tener como eje a una institución rectora del Estado, que conjunte las fuerzas y oportunidades de cada región para incorporarlas a la globalización con ventajas, al apoyarse en un modelo humanista y nacionalista que no dependa, ni del capital extranjero, ni de inversionistas abusivos.

S- ¿Cómo lo harías tú, mi Rufo?

R- Guarraguauuu, yo usaría un bachillerato tecnológico, como el de Rincón de Tamayo en Guanajuato, al que, por su ubicación geográfica e influencia regional al encontrarse en la frontera entre una sociedad rural y una industrial, desarrollemos como pulmón alimentario del municipio de Celaya, ojo, mediante el trabajo organizado en forma inteligente de los habitantes de las comunidades aledañas, aprovechando tierras y vocaciones productivas, que con apoyos institucionales nos permitan, con un empujón, demostrar que se pude generar una economía más estable e independiente invirtiendo en México con los mexicanos, y no con extranjeros cuyo objetivo central es generar utilidades y llevarse las ganancias a sus países de origen; dejando en donde invierten, además de contaminación, problemas sociales y dependencia tecnológica y laboral… Para explicarme cito a Karina I, reina 2014 del CECyTEG en Rincón de Tamayo, en cuyo discurso expresó: “…Necesitamos impulsar el desarrollo económico de nuestra comunidad en forma sustentable.” Auuu, lo comparto; si no ponemos como eje el desarrollo de nuestras comunidades y de nuestra gente, y no lo hacemos sustentable, nos lleva el tren (con extranjeros no lo es, ellos van a donde les conviene, no hay arraigo ni compromiso, cosa de ver como el “Cluster” automotriz de Chicago se está haciendo pedazos ante la desesperación de habitantes y trabajadores); lo que reafirma mi perruna convicción de que la solución está en nosotros, en nuestra gente, en nuestra organización social para la producción a través de la explotación racional de nuestros recursos naturales para beneficio de los mexicanos (valga la rebusnancia), aprovechando nuestra riqueza genética y nuestras habilidades a potencializar con educación.

S- Déjame ve si te entiendo, perro ¿Estás sugiriendo implementar un proyecto piloto en el CECyTEG de Rincón de Tamayo?

R- Sipiripi, mi ínclito humano; y más aún, estoy sugiriendo, si la ciudadanía lo pide y se compromete, el ampliar el perfil de egresados con carreras asociadas al campo, a sus vocaciones naturales, y en lugar de talleres, poner agroindustrias que hagan autosustentable en lo económico al plantel, en tanto se capacita integralmente a los alumnos y se impulsan las vocaciones agrícolas y ganaderas de la región ¡construyamos nuestro futuro! ¡Seamos artífices de nuestro destino! ¡Despertemos!… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube