Noticias Destacadas
Inicio / México / Construyamos un futuro
Construyamos un futuro

Construyamos un futuro

Santiago y El Rufo

“Construyamos un futuro”

santiago_rufo

 

Dirán misa, pero la primera obligación que tengo como padre de familia, es alimentar a mis hijos,… y esa debería ser la primera obligación de todo gobierno, alimentar al pueblo.

R- Auuu, ni hablar mi Santias; te aventaste un 10 con eso, si no alimentamos a nuestro pueblo de manera eficaz, es decir saludable, nada podemos esperar como nación.

S- Así de simple, mi Rufo, un país con ciudadanos enfermizos y mal nutridos no sirve para un carajo; ello en adición a la responsabilidad moral y humana de brindar oportunidades a todos los ciudadanos para que se alimenten bien.

R- Guauuu, visto así, mi Santias, parece que estás de acuerdo con la “Cruzada contra el hambre”.

S- Para nada; desde mi óptica, la mentada cruzada es un programa electorero que pretende presentar al gobierno federal como benefactor y preocupado de la ciudadanía, cuando la respuesta no está en fomentar la dependencia y la mendicidad, sino en “construir” ciudadanos dignos capaces y autosuficientes; ciudadanos bien alimentados y bien educados (capacitados) que sean capaces de mantenerse dignamente con el fruto de su trabajo y por ende aportar a la Patria.

R- ¡Guau!, creo que ya te entendí, de ahí tu insistencia en cuidar los “pulmones” de producción de alimentos, cuidar tierras y mares.

S- No solo eso, mi estimado can, sino que debemos redireccionar nuestras estrategias educativas a la reincorporación de zonas rurales dentro de un modelo económico que privilegia a las personas y el humanismo sobre las ganancias y las cosas. Para hacerlo debemos llevar la tecnología y la innovación al campo; por eso, en el sistema de educación media superior (SEMS), deberíamos reconocer el tipo de país que queremos para el futuro y de coincidir conmigo, privilegiar en zonas rurales la capacitación en asuntos agropecuarios, sin descuidar la ciencia y la industria, pero privilegiando el cuidado de vocaciones productivas y de recursos naturales. Uno de los crímenes de lesa humanidad del que soy testigo, es la pavimentación (urbanización) del Valle de Zamora en Michoacán, uno de los valles más ricos del mundo, hoy en gran parte bajo el concreto de una ciudad que no debería estar ahí.

R- Guarraguauuu, creo que ya te entendí, mi ínclito humano; debemos cuidar de las tierras productivas para poder producir alimentos sanos y suficientes para las futuras generaciones, lo que será imposible si las convertimos en calles o parques industriales.

S- ¡Bien que entiendas, perro!, ahora esperemos que gobernantes y autoridades educativas entiendan también, de otra manera, de la misma forma en que estamos contaminando el mundo al consumir combustibles fósiles, en forma criminal terminaremos afectando clima y tierras con la urbanización. Por eso insisto, en zonas rurales, como en Rincón de Tamayo en Guanajuato, la educación media debería combinar a los DEGETA´s, orientados a carreras agropecuarias, con los CECyTE´s, orientados a la ciencia y la tecnología… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube