Noticias Destacadas
Inicio / Noticias / El asilo
El asilo

El asilo

Por Norberto González Cervantes

El asilo de ancianos de un pueblo cercano, es un lugar a las afueras de la ciudad con una extensión muy grande de terreno, con árboles frondosos y jardines llenos de aroma a flores.

Viven ahí algunos ancianos que podrían vivir con algún pariente, porque tienen con él su propia habitación y lugar en la familia, pero prefieren vivir en el asilo junto a sus amigos de la infancia, podría decirse que casi todos los ancianos del pueblo viven en el asilo.

Las actividades en el lugar son muy diversas y originales, hay un pequeño auditorio en donde se reúnen todos para deleitarse escuchando declamar poesía, se escuchan cosas como:” Poesía, tristeza honda y ambición del alma, ¿cuándo te darás a todos?… a todos,

al príncipe y al paria, a todos…sin ritmo y sin palabras” del español León Felipe, mientras el que declama va aclarando su voz, escuchándose gradualmente mas potente y se ve como si creciera diez centímetros, conmoviéndose ante el aplauso, casi al borde de las lagrimas.

A la mayoría de ancianas les gusta escuchar los poemas de amor del uruguayo Mario Benedetti o del español Federico García Lorca por ejemplo, pero se hace un silencio absoluto cuando salen a relucir los poemas que en sus días de adolescentes enamorados, algunos ancianos compusieron y es hasta ahora que se conocen cosas como: “Mujer, de niña ¡oh dulce ser!, tu inocencia es callada… la vida demuestras querer, y con tu sonrisa infantil, la existencia haces bien hallada ¡la existencia haces también sonreír!”.

Los fines de semana cuando los jóvenes y niños, junto con sus papás, visitan a los ancianos del asilo (algunos son sus abuelos), llevan consigo a sus mascotas y permiten que algunos de ellos paseen a los perros por todo el lugar (la realidad es que el perro pasea al anciano) y se ven otros jugando con gatos, pericos y tortugas por todos lados.

Algunos jóvenes les leen libros porque ya no ven muy bien, pero se hace divertido porque a veces se detienen y preguntan cosas como: ¿que rollo con eso de que hacerle el amor a una mujer era regalarle una flor, llevarle serenata y poner la capa sobre el lodo para que ella no ensuciara sus zapatos?

Una cosa interesante de los perros: aunque su tendencia natural es correr alegres y juguetones ante tanto espacio abierto, parecen comprender que los ancianos deben caminar más lento, y pacientemente se dejan conducir, reflejando en sus ojos al mismo tiempo, un brillo de ternura por ellos.

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube