Noticias Destacadas
Inicio / México / El Debate
El Debate

El Debate

El Debate

Con gusto vi que se quitó publicidad en japonés ¡Bien por ello! No son los extranjeros parte del proceso electoral… Ahora duro con las propuestas.

Si fue por presión o convicción, no lo sé, lo que sí, era un despropósito la campaña electoral en japonés del Panal-PRI-Verde en Celaya, no solo porque invita a la ilegalidad de involucrar a extranjeros en cuestiones electorales, sino por el despropósito de invitar a los celayenses a votar por quién, de forma clara infiere que de ganar estaría al servicio de los japoneses y por ende del capital extranjero… Lo que se presta para tener un buen debate sobre el México del futuro que queremos: ¿Queremos un México que resuelve sus problemas a corto plazo y de manera parcial “invitando” al capital extranjero a hacernos la tarea de generar empleos a cambio de que ellos se lleven la riqueza generada, o queremos un México para los mexicanos, con una relación respetuosa con las demás naciones?

Yo, viejito como estoy y con una visión nacionalista construida desde mi niñez a fuerza de cantar el himno nacional y de hacer honores a la bandera cada lunes, me inclino por un México para los mexicanos, en manos de los mexicanos, con mexicanos honestos, capaces, comprometidos y generosos conduciendo el destino nacional desde los tres poderes de la Unión; pero en forma adicional, con un México responsable y comprometido con las generaciones futuras, un México vivo que entienda que seguir construyendo autos que contaminan, además de saturar calles y carreteras, es un despropósito y una irresponsabilidad (Ojo, ya viene Toyota a Guanajuato) ¡No!, no estoy en contra del progreso ni de la generación de empleos, tampoco estoy en contra del inversionista extranjero; estoy en contra de un progreso que con visión miope a “corto plazo”, pone en riesgo el futuro del planeta y de la vida con industrias y vehículos contaminantes, estoy en contra de cualquier estrategia que orienta las políticas gubernamentales para que el pueblo de México sea dependiente del capital, privilegiando, en un contrasentido humanista, a las ganancias sobre las personas… Y estoy en contra de una apuesta unilateral, desde el modelo educativo, que orienta a los futuros mexicanos a ser dependientes, como empleados y obreros, de quienes, dentro de un modelo disparejo, inhumano, esclavista (Ver Mazda en Salamanca) y abusivo, como el “neoliberal”, éticamente despreciable, aunque protegido por leyes abusivas e inhumanas que permiten el “outsourcing” y los “sindicatos de protección patronal” bajo la falacia abusiva de invitar a los “inversionistas” (explotadores), permite la injusticia… ¡No!, no nos confundamos, mi cuate Mauricio Usabiaga, con tino, me ha invitado a diferenciar entre el que pone una empresa y construye o funda con responsabilidad un proyecto emprendedor y generador de empleo y riqueza y el que pone un “negocio” simplemente para ganar dinero a cualquier costo. Pero son pocos los necesitados de empleo o quienes ofertan sus servicios, que en México tienen la fortuna de tener como patrones a líderes o inversionistas con la capacidad, virtud, liderazgo, compromiso, generosidad y visión para ser verdaderos empresarios que con su actuar nutren a la República y prestan un servicio a la sociedad con su trabajo y su liderazgo; lo común es encontrar “hombres de negocios” que buscan la ganancia fácil y eventualmente abusiva e ilegal a cualquier costo… Por eso insisto, mi apuesta es por un México para los mexicanos, donde nuestros políticos y aspirantes a gobernantes, con claridad, nacionalismo, honestidad, capacidad y generosidad, compitan por servir (no servirse) al pueblo a través de los puestos de elección y representación, para que juntos, pueblo y gobierno, cambiando el modelo socio/económico depredador que hoy tenemos, construyamos el México que merecen nuestros hijos y nuestros nietos y nuestros bisnietos y quienes, aunque no le vayamos a conocer, continúen con la reconstrucción de este hermoso y maravilloso país que tenemos, para que podamos vivir cada día mejor.

¡Es imperativo reconstruir a México, hoy en ruinas y con millones de pobres y excluidos gracias a una corrupción rampante y a políticas públicas que nos mantienen en el atraso! ¡Es imperativo tener candidatos y líderes nacionalistas, capaces, honestos y comprometidos!… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube