Noticias Destacadas
Inicio / México / El Juego del Hombre
El Juego del Hombre

El Juego del Hombre

Hablando en Serio

“El Juego del Hombre”

 

No recuerdo si era Don Fernando Marcos o Ángel Fernández, el cronista deportivo que se refería al futbol como: El juego del hombre.

            En lo personal nunca lo he visto así, porque tendría que aceptar en consecuencia que “el hombre” es tramposo, llorón y fantoche por naturaleza. Ya que si algo resalta del futbol en la vitrina internacional que es el Campeonato Mundial, hoy en Brasil, es la permisividad a la mentira, a la trampa y al trinquete,… como si el mentir y engañar fuera un valor deportivo.

¡No!, no creo que el futbol soccer sea el juego del hombre, pero si me gustaría que hubiera un deporte al que se pudiera llamar el juego del hombre (y de la mujer), que se caracterizara por el respeto a los valores deportivos: al juego limpio, al no hacer trampa, al respeto al contrincante y al respeto al público… Por qué no me van a negar que, jugar con suplentes cuando ya los puntos no importan, es un robo, como lo hizo el Cruz Azul a final de temporada, cobrando el boleto como si jugaran sus estrellas,… como es un fraude jugar con el reloj y no dar lo mejor de sí los 90 minutos que paga el público por el espectáculo deportivo; lo que implica, sin duda alguna, un abuso del jugador y/o del entrenador que busca hacer tiempo para que el partido termine, administrando el marcador… Y podemos seguir señalando los “errores” de árbitros y abanderados, a los que justifican diciendo que son humanos, cuando ofrecen un trabajo menos que mediocre, siendo que cobran como si de verdad fueran profesionales.

Lo interesante de todo es que se podría resolver fácilmente con tecnología; nada costaría ver la repetición instantánea de una jugada de gol para determinar si estaban los jugadores en buena posición o si se cometió una falta, lo mismo para aquellos que cobran por lanzarse al suelo y lloriquear como primadonas; con una revisión de la jugada y un vip al árbitro, se marcaría con precisión y en forma justa ¿Y qué me dicen de los que alevosamente golpean a traición cuando el árbitro no les ve?, ¿no merecen expulsión inmediata, por tramposos y cobardes? Pero ¡no!, parece ser que el negocio del futbol no es para construir valores en el auditorio, ni en los jugadores, árbitros y directivos ¡No!, el negocio del futbol es para hacer dinero y darle a las masas entretención para que a través de la polémica y las mentadas de madre, o de gritarle “puto” al portero contrario cada vez que despeja, desahoguen sus frustraciones, traumas y complejos de no ser más que eso, parte de una masa humana cuya función es la de servir al modelo para que las clases privilegiadas disfruten de sus excesos y los países de primer mundo mantengan sus privilegios con cargo a la madre naturaleza y a los países de tercer mundo que aportan mano de obra barata y materias primas a precio de ganga. Al pueblo pan y circo, sería el corolario; y en ese sentido, el futbol es un circo eficaz para mantener adormiladas a las masas, mientras se les explota y exprime, en tanto se corrompe a los gobiernos débiles y corruptos o se les amenaza para mantener el circo, vía control político y económico. Así vemos, que mientras festejamos el triunfo de “Nuestra Selección” ante un desorganizado Camerún, pasan las reformas energéticas en el Congreso, de las cuales el Jefe Diego nos advierte en Milenio Diario:

“UNO: Si no se modifica realmente el régimen fiscal de Pemex y no se arregla  su pasivo laboral, con sus despojos se construirá el arco del triunfo para que pase, soberbio, el capital extranjero. Y no se olvide —con sus diferencias— a la CFE.

DOS: ¡Cuidado con los hombres y mujeres del campo!; de no asegurárseles justicia y negocio serán incontables los “Atencos”. A su pobreza no debe sobrevenir su exclusión. La propuesta que existe debe ser sustancialmente mejorada. Si desde el principio reciben, SIN PERDER LA PROPIEDAD DE SU TIERRA, un ingreso que nunca han visto en su vida y cobran, además, por tiempos y utilidades, serán los mejores promotores de la inversión. Y por favor que no se nos diga que así no será negocio para los inversionistas.

TRES: Cuidar a México de demandas estratosféricas que se resuelvan en el exterior. ¿Que ya está previsto?, ojalá no se equivoquen.

CUATRO: Es imperativo de justicia que donde ganarán los pocos ganen los muchos, y si se ha elaborado detalladamente una legislación para que lícitamente lucren los poderosos y se incrementen los ingresos en las arcas públicas del país, debe también establecerse un instrumento legal y seguro que dé acceso a los mexicanos de cualquier nivel económico para invertir y ganar en lo que nos vienen diciendo que es nuestro, ¿acaso no?”

Mientras, mis Fuerzas Armadas guardan un vergonzoso silencio… Y nosotros, los que nos decimos ciudadanos, gritamos Goool… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube