Noticias Destacadas
Inicio / México / El NO Recurse
El NO Recurse

El NO Recurse

Hablando en Serio

“El NO Recurse”

Recurse es el nombre que se le da a las clases que recibe un alumno por cada materia reprobada, cuando repite semestre.

Pongo de ejemplo un bachillerato, el mismo se divide en semestres, se cursan seis, es decir tres años y en cada semestre se tienen tres evaluaciones parciales. Si son aprobatorias las 3 evaluaciones, que se componen por criterios y ponderaciones definidas por las academias de profesores incluyendo asistencias, trabajos, proyectos, etc., el alumno está aprobado y pasa al siguiente semestre; si reprueba una o varias evaluaciones, entonces pasa a un período de recuperación, en donde el alumno recibe asesoría en los temas asociados a la asignatura que no aprendió y se le hace una evaluación donde la calificación que obtenga, se promediará con el resultado de las evaluaciones parciales dando un resultado, si aprueba pasa al siguiente semestre, si reprueba pasará al proceso de regularización que consiste en recibir más asesoría, proceso en el que será nuevamente evaluado, ahora sin promediar; si aprueba pasa el semestre, si reprueba, tendrá que cursar por segunda vez la misma asignatura en las mismas condiciones, es decir, repetirá el semestre en la(s) asignatura(s) reprobada(s); ese es el recurse.

¿Por qué, salvo por motivos de causa mayor, en lo personal considero no debe haber recurse?, sencillo, porque a un joven que se le dan las oportunidades mencionadas y no aprende, en mi opinión es inmoral el seguir asignando recursos del pueblo para insistir en enseñarle lo que por falta de capacidad, de condiciones de vida, de formación o de voluntad no quiso o no pudo aprender en su momento; me explico: México es un país con recursos limitados, debido a ello los servicios educativos no llegan a todos, es decir, millones de jóvenes no estudian bachillerato por falta de recursos (dice el maestro Pasos, cuando el gobierno invierte en algo, deja de invertir en otra cosa), lo que se agrava cuando a un alumno que no aprende, por la razón que sea, se le asignan más recursos para tratar de recuperarlo. En otras palabras, asignar recursos extraordinarios a quienes no pueden o no quieren estudiar, deja sin chance a quienes quisieran aprovechar la oportunidad y de rebote le quita al alumno, la responsabilidad sobre el aprender, es decir, sobre aprovechar el esfuerzo republicano de asignarle recursos para que sea útil. Copiemos a Finlandia, allá hacen las cosas bien la primera vez para no tener que repetirlas.

La ley obliga a otorgar educación primaria, secundaria y bachillerato o preparatoria a todos los mexicanos ¡Es verdad!, pero no obliga, porque no depende de nuestros ilustres congresistas, que los alumnos aprendan; es por ello que en lo personal tengo una propuesta: al termino del semestre y después de las dos oportunidades que otorga el sistema a través de de los procesos de recuperación y de regularización, pedirle al alumno reprobado que presente (realice) un trabajo, una vez entregado se le pone un seis de calificación y pasa al siguiente semestre. El seis representaría un testimonio de que el alumno cursó y tuvo las suficientes oportunidades para aprender, si lo hizo o no es su problema y ahí está el “quid”; necesitamos hacer responsable a quién recibe la oportunidad de aprender. En mi opinión, el modelo educativo consciente o inconscientemente ha pervertido la responsabilidad del alumno y de sus padres respecto al aprender. Hoy, en mi opinión, la mayoría de los alumnos van por el certificado, no por el conocimiento, ¿por qué?, vuelvo a opinar: porque como mexicanos, ciudadanos, padres de familia y gobernantes, no hemos entendido que el valor está en saber, no en el papelito, título o certificado y que la oportunidad que da el Estado a través de la educación pública, implica la obligación de jóvenes y padres de los jóvenes, de aprovechar la oportunidad que a través del modelo educativo mexicano se les da para labrarse un mejor futuro y ser útiles, en beneficio propio y de la República… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube