Noticias Destacadas
Inicio / Latin America / El Soldado
El Soldado

El Soldado

El Soldado

El soldado estaba tranquilamente tomándose un refresco cuando lo abordé…

–Buenos días compañero, le dije <sonrió>. ¿Le puedo hacer una pregunta personal?

–Sí, como no <contestó mostrando sorpresa>

–¿Qué piensa Ud. de la Reforma Energética?

–Esa es una buena pregunta <contestó sonriendo y mirándome a los ojos, lo que me cayó bien; quién mira a los ojos muestra franqueza> Creo que la Reforma Energética es una cuestión política, dijo.

–Una cuestión o decisión política que pone en riesgo la seguridad nacional y en consecuencia la soberanía nacional.

–Creo que sí, pero nosotros no podemos hacer nada, obedecemos órdenes.

–Órdenes de un Comandante Supremo deshonesto, corrupto.

El rostro del soldado se puso tenso; pero asintió con la cabeza.

–No tienes que contestarme, le dije, sé de los códigos militares. El problema es que al obedecer a un Comandante Supremo deshonesto, no estás sirviendo a México y tú protesta, lo mismo que tu misión y juramento fueron para defender a la Patria.

El soldado estaba serio.

–No es  mi intención molestarte o confrontarte con tus obligaciones, juramentos, creencias o valores, sino llevarte a una reflexión más profunda, porque creo que hay intereses dentro y fuera de México para desprestigiar al ejército y si le buscamos un poco más profundo, para enfrentar al ejército con el pueblo con una intención  clara de acabar con las Fuerzas Armadas y así dejar a México en estado de indefensión. Una nación sin ejército o con un ejército confrontado con su pueblo, es como un niño indefenso en una pileta con tiburones; más cuando ese niño, México, es deseado debido a sus riquezas naturales por fuerzas e intereses ajenos al interés nacional.

–Se lo dije <musitó>, es política.

–Sí, pero el ejército no está para hacer política, sino para cumplir su misión de defender a la República… ¡Necesitamos defender a nuestras Fuerzas Armadas!, y a México.

Me miró inquisitivo, recordándome la respuesta de un Coronel de la XII zona militar que me espetó: “La culpa la tienen Uds. los civiles por quitar al Ejército, en el Congreso (con “leyes”), la responsabilidad de defender a la Constitución de México.” Y continué diciendo:

–No todo es crítica, compañero, también tengo una propuesta a discutir con quienes, queriendo a México, se interesen en proteger a nuestras Fuerzas Armadas: Mi propuesta es que  las Fuerzas Armadas, en tiempos de paz, reporten al Senado mexicano y que tengan, dentro de la cámara de diputados y la cámara de senadores un representante que no le deba el favor a ningún partido, para que en defensa del interés nacional, el representante de las Fuerzas Armadas alce la voz antes que nuestros pusilánimes congresistas, salvo honrosas excepciones, hagan pendejadas levantando dedo$ a lo tarugo… Te lo dejo de tarea, le dije. Porque en tanto el Ejército obedezca a un hombre corrupto, al que pueden amedrentar o cooptar intereses ajenos a México, estaremos jodidos; y no me veas como extraño, soy de los que todavía creen que cada mexicano somos, por definición ¡Un soldado de la república! Así es de que somos compañeros, compañero… ¡Así de sencillo!

Afectuosamente

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube