Noticias Destacadas
Inicio / Corrupción México / Enoja a los mexicanos el alza al precio de la gasolina
Enoja a los mexicanos el alza al precio de la gasolina

Enoja a los mexicanos el alza al precio de la gasolina

Por Zorayda Gallegos

El alza al precio de los combustibles anunciada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto ha causado molestia e indignación popular en México. Desde el domingo primero de enero, cuando entró en vigor la medida, los ciudadanos han emprendido protestas y bloqueos en varias localidades del país para repudiar los nuevos costes. En la Ciudad de México los manifestantes han sitiado estaciones de servicio y en otros puntos, como en Morelos, han bloqueado las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex). Diversos analistas económicos prevén que los mexicanos tendrán un complicado inicio de año, ya que el incremento al coste del combustible traerá como consecuencia aumentos en otros bienes y servicios.

Desde que se anunciaron los incrementos, los ciudadanos han comenzado a organizarse en redes sociales para movilizarse en todo el país. El domingo la autopista que une a la Ciudad de México con Querétaro fue bloqueada durante cuatro horas. Pobladores de la zona colocaron llantas y piedras para impedir el paso de los coches, lo que complicó el regreso de los vacacionistas a la capital mexicana tras el asueto navideño. Este lunes la carretera que conecta la Ciudad de México con Toluca, la capital del vecino Estado de México, también fue bloqueada. “No más gasolinazos” se leía en las pancartas.

El 27 de diciembre el Gobierno mexicano dio a conocer los nuevos precios de los combustibles que tuvieron un incremento de entre el 14,2% y el 20,1%. Los nuevos montos tendrán dos modificaciones semanales a partir del 3 de febrero y posteriormente cambiarán de manera diaria hasta ajustarse a los precios internacionales. El aumento se debe a la liberación del precio de los combustibles que se realizará paulatinamente este año. La propuesta original, que es uno de los puntos clave de la reforma energética, planteaba que los precios serían determinados por el mercado hasta enero de 2018, pero la crisis de Pemex, la principal importadora de gasolinas, aceleró los planes.

La indignación popular se ha ido intensificando. En Chihuahua, al norte del país, desde las 7.00 horas de este lunes los ciudadanos bloquearon las vías del ferrocarril y detuvieron la salida de pipas de una estación de Petróleos Mexicanos (Pemex). En Morelos, unos mil trabajadores de la industria del transporte sitiaron la terminal de reparto y almacenamiento de Pemex. En Guerrero, desde ayer taxistas y conductores del transporte público han clausurado gasolineras.

En la Ciudad de México el domingo se realizó una marcha sobre Paseo de la Reforma, la avenida más importante de la metrópoli. Hoy las protestas continuaron. Soledad Rincón, quien participó en el bloqueo a una estación de servicio ubicada en uno de los cruceros más grandes de la ciudad, reprochó a Peña Nieto haber mentido sobre el aumento. “Él dijo que con la reforma energética ya no iba haber más gasolinazos y eso es una mentira, pero ya se lo recordaremos en las urnas”, expresó.

Un impuesto polémico

El Gobierno mexicano necesita incrementar su recaudación porque durante los primeros años fue muy poco prudente con el gasto público, dice Edna Jaime, directora de México Evalúa, un centro de estudios de políticas públicas. Ahora con el impuesto a la gasolina les pasa a los ciudadanos la factura de los excesos cometidos.

En los análisis hechos por México Evalúa a los egresos e ingresos federales se ha encontrado un incremento en las partidas del gasto que no tiene calidad, denuncia Jaime.  “Es muy preocupante que el Gobierno tenga que sacar más del bolsillo de los ciudadanos para financiar una expansión del gasto que no fue estratégico ni orientado a garantizar el derecho a la salud, a la educación ni a la construcción de infraestructura”, expone.

La especialista asegura que la administración de Enrique Peña Nieto no ha dejado de gastar y se rehúsa a hacer una reforma para acabar con estos excesos. “Hemos encontrado que el Ejecutivo federal gasta mas de lo que le aprueban los diputados”, afirma. Un ejemplo de ello es que para 2015 se había presupuestado un monto de 3.000 millones de pesos (unos 150 millones de dólares)  para publicidad y comunicación y terminó ejerciendo 8.000 millones de pesos (400 millones de dólares).

Jorge Alonso Ortiz, economista y profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), explicó que el llamado gasolinazo a corto plazo generará un incremento en diversos bienes y servicios, pero a largo plazo mejorará la asignación de recursos energéticos del país. “Ayudará a que esos impuestos de la recaudación energética se puedan utilizar para financiar programas sociales o un mejor el sistema de salud”, manifestó.

El Consejo Coordinador Empresarial ha propuesto una serie de medidas económicas al Gobierno para combatir la inflación, promover la inversión y defender el empleo. Algunas de ellas son establecer una meta para reducir la deuda del Gobierno, establecer una política de estímulos fiscales a nuevas inversiones, mantener la flexibilidad del tipo de cambio y reducir el gasto en consumo corriente de la administración, sugirió en un comunicado. El organismo también urgió a poner en marcha el sistema nacional anticorrupción.

2 Comentarios

  1. Norberto González

    ¿Cuánto dinero se gastará en imprimir las pancartas, las latas de pintura en aerosol y los bates de béisbol para romper vidrieras?

  2. Norberto González

    Ahora ya sé que hay demasiados automóviles en el país, y la gasolina no alcanza para todos. Hay que importar una parte y el costo es en dólares

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube