Noticias Destacadas
Inicio / México / Escuela para pobres
Escuela para pobres

Escuela para pobres

Santiago y El Rufo

“Escuela para pobres”

santiago_rufo

Grrr… Me gustó tu artículo sobre la pobreza, mi Santias y me queda claro que al gobierno le corresponde ver la forma de incorporar a los pobres en el sector productivo, pero…

S- Mi Rufo. No hay pero que valga, así como lo ladraste debe ser y te recuerdo: “…en esta sociedad deshumanizada, los emprendedores, comerciantes, negociantes y empresarios van por la ganancia; y para obtener utilidades, prefieren a la gente preparada y ya entrenada, por lo que los pobres sin escuela no tienen cabida en sus negocios y consiguientemente no consiguen empleo; eso solo deja dos salidas: o que mueran de inanición o que el gobierno se haga cargo e invierta para el presente y el futuro de México.

R- Guau, ese es el punto mi Santias, que no hay manera de ayudar a quienes siendo pobres no saben hacer nada y si el gobierno se hace cargo, me temo que crearemos burocracia y una bola de vividores.

S- Te equivocas, perro; si hacemos las cosas bien y ayudamos a cada mexicano a recuperar su dignidad y estima, el resultado será: Ganar/ganar… Este asunto del desarrollo social, si le quitamos la politiquería es solo cuestión de güe… ¡Perdón!, de carácter y de trabajo inteligente y comprometido.

Deja y te recuerdo, mi Rufo, que hasta hace poco el analfabetismo en México y consecuentemente la ignorancia, eran muy altos; mira, en 1895 había seis millones de mexicanos mayores de 15 años que no sabían leer y escribir, que representaban el 82% y el país caminaba y se consolidaba hacia la modernidad; en el 2010 teníamos cinco y medio millones de analfabetas es decir solo bajaron seiscientos mil, aunque estos representaba solo el 7% de la población mayor de 15 años; desde entonces el número de analfabetas se ha mantenido en seis millones más o menos, los que en función del crecimiento poblacional cada vez representan un porcentaje un poco menor. El punto es: cuando el 82% de la población era analfabeta, el país caminaba con zapateros, herreros, carpinteros, agricultores, etc., es decir, la mayoría tenía un oficio que le permitía vivir aunque no tuvieran escuela; el problema hoy es de exclusión, la modernidad y el modelo neoliberal han traído como consecuencia que las nuevas actividades económicas y sobre todo el empleo subordinado, tengan un mayor grado de sofisticación y requieran de estudios especializados, lo que tristemente no se está convirtiendo en mejores ingresos y por ende no trae un mejor nivel de vida a quienes estudian; ya que el mentado modelito, bajo la inmoral argumentación de “ser competitivos”, tiende a la reducción de costos que se reflejan en menores salarios para los trabajadores. A ello añadamos el sistema de tiendas de descuentos y grandes supermercados que en la práctica son monopolios que acaban con los pequeños negocios y el resultado es una clase media cada vez más pobre que se suma a los pobres ya existentes mientras una minoría se enriquece.

R- Auuu, en pocas palabras me pintaste la realidad nacional, mi Santias.

S- ¡No!, mi Rufo, te pinté la realidad mundial. El modelo está pintando de hambre y muerte al mundo, así vemos la quiebra de Grecia y el desempleo de España y la muerte en Siria mientras en USA hay marchas y quejas por el aumento de pobres y en Chile hay huelgas… ¡Esto es mundial!, y solo los países con gobiernos humanistas y responsables están preparando a sus pueblos e instituciones para la debacle.

R- Guauuu, eso suena bien mi Santias, pero: ¿cuál es el inicio de la madeja?, ¿por dónde empezar?

S- En mi opinión, perro, por retomar la capacidad de producir nuestros alimentos en cada familia, es decir, enseñar a todos los mexicanos a producir alimentos y esto se puede hacer al parejo con la enseñanza de oficios en Centros Educativos Comunitarios, o como quieran llamarles; lugares en donde podrán aprender personas de cualquier edad y sin necesidad de estudios previos… La tarea nacional con un enfoque moral y humanista, debe ser: “Transitar a las personas del sector asistencial al sector productivo”, es decir, construir en cada mexicano un ciudadano digno que viviendo bien, aporta a la República. Ahora bien, si de pasadita el gobierno invierte en infraestructura para la producción regional, al servicio del pueblo, entonces te garantizo el éxito, aún dentro de las crisis… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube