Noticias Destacadas
Inicio / Latin America / Felicidad Nacional Bruta
Felicidad Nacional Bruta

Felicidad Nacional Bruta

Hablando en Serio

“Felicidad Nacional Bruta”

Medir prosperidad en base a indicadores económicos, es, por decir lo menos ¡Estúpido!…

En 1972, 2l Rey de Bután, Jigme Singye Wangchuck, tomó una decisión ¡Chingona y humanista! sustentada en el amor a su pueblo y en el reconocimiento, simple y llano, de que somos una sociedad de personas, no de cosas, no de ganancias, no de utilidades… Decidió medir el desarrollo de su pequeña nación, por la felicidad de sus habitantes, no por indicadores económicos.

De ahí nace, en contraposición con el PIB (Producto Interno Bruto, que nos rige), el concepto de medir el progreso con el indicador FNB (Felicidad Nacional Bruta, que debería regirnos). Este indicador mide el índice de satisfacción ciudadana, no en términos de consumo o producción, sino a partir de la premisa, cito del IndraCompany.com: “…de que el verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo del desarrollo material y espiritual. Los cuatro pilares de la FBN son: la promoción del desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario, la preservación y promoción de valores culturales, la conservación del medio ambiente y el establecimiento de un buen gobierno.”. Lo sé, se que están en chino, o más bien en butanés, ya que ello implica que nuestros políticos deberían estar comprometidos, ser inteligentes, generosos, eficaces, trabajadores y honestos (que los tenemos, aunque sean minoría)… ¡En fin!, no hay peor lucha que la que no se intenta, además, tenemos una buena noticia, ello no depende de la clase política, depende de que los ciudadanos mexicanos ¡Despertemos! y nos organicemos en forma inteligente para lograr el cambio implementando, como apoyo, indicadores de: 1- Bienestar psicológico. 2- Uso del tiempo. 3- Vitalidad de la comunidad. 4- Cultura. 5- Salud. 6- Educación. 7- Diversidad medioambiental. 8- Nivel de vida y 9- Buen gobierno.

¡Una filosofía institucional con ejes y programas de gobierno orientados para alcanzar la felicidad del pueblo!… ¡Nada mal como inicio del cambio!, un cambio que es urgente y que, por estrategia, debe emanar de sociedades locales, de grupos humanos que con una identidad definida y una visión comunitaria, estén preocupados y ocupados en vivir bien y no en acumular a lo pendejo en perjuicio de quienes no tienen lo necesario. Esto se contrapone al intento de sojuzgamiento de unas naciones por otras y a las guerras para quitarle al otro lo que le pertenece; en otras palabras ¡Urge! cambiar los paradigmas de convivencia entre humanos y pasar del abuso y agandalle a la colaboración cumplida. Para darme a entender, respetuosamente les sugiero leer sobre el “Banco Palmas”, lo sé estimado lector, se que te da flojera leer y que prefieres todo masticado y en la boca ¡Pero te digo!, con esa actitud no vamos a llegar a ninguna parte y te jodes tu, nos amolamos todos y friegas a tus hijos… ¡Necesitamos de tu esfuerzo!, así que haz lo que te sugiero y estudia como una comunidad brasileña, desplazada, se organizo para evitar la especulación y así reciclar, financiera y económicamente el progreso derivado del trabajo comunitario, en beneficio de la misma comunidad (produciendo y consumiendo lo que necesitan), y no en beneficio de comerciantes abusivos o de un sistema financiero globalizado, depredador y esclavista sustentado en el neoliberalismo.

Un modelo socio-económico orientado hacia el desarrollo comunitario y de las personas, con un enfoque humanista del consumo que tiene como base su propia moneda social (Palma: cuyas características incluyen: No se puede usar fuera de la comunidad, tiene ventajas y descuentos cuando se usa y los créditos son sin intereses para incorporar a todos y promover y desarrollar la economía local), esta moneda, como la describen, es una moneda de “vida” que se utiliza para el intercambio de bienes y servicios, en tanto las monedas tradicionales son monedas de “muerte”, que fomentan la especulación, el abuso y la acumulación.

Políticas sociales y de gobierno orientadas a la satisfacción de los ciudadanos y un modelo económico social orientado al desarrollo humano ¡Parece que tenemos un camino a seguir! para evitar el caos que se avecina si no hacemos nada y seguimos actuando de manera irresponsable e idiota, dentro de un modelo orientado al consumo en beneficio de pocos, no a vivir mejor ¡Todos!… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube