Noticias Destacadas
Inicio / México / Japoneses en México
Japoneses en México

Japoneses en México

Hablando en Serio

“Japoneses en México”

La semana pasada escribí sobre, vía inversión (invasión) extranjera, la inevitable invasión de japoneses y extranjeros a México.

Hablemos hoy de algunas de las características de la invasión japonesa a México: Primero, ellos vienen por tierras, agua, posición (ventaja) geográfica y de relleno, mano de obra barata. Cuando ocupan mano de obra calificada o niveles gerenciales, los traen de Japón, punto. Segundo, ellos traen su tecnología, no les interesa comprar tecnología mexicana, es más, en muchos casos ellos traen sus equipos y maquinaria; es decir, el negocio es de ellos y de sus proveedores tradicionales, no de los mexicanos. Señalaba también la semana pasada, que ellos están comprando escuelas en México para educar a sus hijos con maestros japoneses; lo que nos debe llevar a una profunda reflexión educativa: los japoneses, saben, que un título, certificado o diploma vale un cacahuate, que lo que importa es el saber y el conocimiento, nosotros ¡No!… Y hay más temas sobre los cuales reflexionar, uno de ellos es que los japoneses, al tener como país una isla saturada sin posibilidad de expansión (no tienen tierra), llevan años educando a sus hijos fuera de Japón con una orientación (adoctrinamiento) para convertirlos en ciudadanos del mundo, es decir, ser japonés será un distintivo de identidad nacional ajeno al lugar en donde vives o naces (como los judíos); lo que dará como resultado que en el futuro tendremos mexicanos por nacimiento, hijos de japoneses, que trabajarán en función del interés Japón, no de México; las implicaciones de ello, ni han sido vistas y menos analizadas por nuestros proclives políticos, congresistas y gobernantes dados a la tarea de ponerles tapete de canonjías y ventajas a los inversionistas extranjeros, que van desde la exención de impuestos y tierras regaladas, hasta la vergonzante construcción de infraestructura para que los extranjeros cuenten en sus empresas con pasos a desnivel, distribuidores viales, vías de ferrocarril, libramientos, autopistas y otras linduras a las que los empresarios nacionales no pueden aspirar. Decía que las implicaciones de tener hijos de japoneses nacidos en México con identidad japonesa y una mística cultural y de trabajo japonesa, es que ellos van a gobernar a México de forma legal, es decir, los hijos de los japoneses que nazcan en México, con las ventajas económicas, políticas y educativas que tendrán, podrán ser políticos y gobernantes por derecho,… pero con Japón como su interés y prioridad; ¡Pensemos en ello los mexicanos!, porque se nos está yendo el tiempo y nos están agarrando dormidos.

Ahora bien, por un momento pensemos que un japonés, con acta de nacimiento mexicana, pero con identidad e intereses japoneses, llega a Presidente de México ¿Sería bueno o malo? Por un lado no haría negocios con proveedores para que le dieran un crédito de 7 millones de dólares a su esposa que no trabaja ¡Eso es bueno! Por otro lado, ese presidente no otorgaría canonjías ni contratos a sus compadres y amigos a cambio de favores disfrazados de venta de casas ¡Eso también es bueno! Seguramente no pediría “moche” ni manipularía las candidaturas de su partido ¡Eso sería muy bueno! Pero, ojo, muy probablemente vería al pueblo de México, como un pueblo nacido para servir a los japoneses y así nutrir la grandeza de Japón y eso, eso sería muy malo, los mexicanos seríamos ciudadanos de segunda. Lo sé, hoy los que no pertenecemos a la clase política y gobernante somos ciudadanos de segunda, pero de tener un Presidente japonés con acta de nacimiento mexicana, hasta los políticos y congresistas mexicanos serían ciudadanos de segunda… Hoy, cuando menos nuestros políticos viven como reyes ¡Cuidemos nuestra identidad nacional!… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube