Noticias Destacadas
Inicio / Arte y Cultura / LOS ENEMIGOS DEL ARTE Y LA CULTURA
LOS ENEMIGOS DEL ARTE Y LA CULTURA

LOS ENEMIGOS DEL ARTE Y LA CULTURA

LOS ENEMIGOS DEL ARTE Y LA CULTURA

“Si te dedicas al arte, seguramente morirás de hambre, dedícate a un trabajo serio, productivo, para ser alguien en la vida”.

Moraleja fundada en una de las fábulas atribuidas al griego Esopo (600-564 a.C.); recreada por el francés  Jean de La Fontaine (1621-1695); adaptada también, por el  español Félix María Samaniego (1745-1801):

“La cigarra y la hormiga”

Cuenta la fábula que: “durante el verano, la hormiga trabajaba afanosamente almacenando comida, se preparaba para el invierno; mientras su vecina, la cigarra, pasaba el tiempo alegremente bailando y cantando.

Llegado el invierno, la cigarra sin provisiones, sin un lugar en donde evitar el frío, y con hambre: recurrió a la hormiga en busca de ayuda.

La hormiga le echó en cara su holgazanería durante el verano y se negó a ayudarla; La cigarra murió de hambre y frío”.

Lo que no cuentan las versiones originales de esta fábula, es que: cuando la hormiga tomaba breves descansos, escuchaba con agrado la música de la cigarra; una vez recobrada la energía, su trabajo era más productivo y alegre. Podríamos decir que la hormiga dejó morir de hambre y frío a su artista favorito.

Podríamos decir también, que “los enemigos del arte y los artistas” existieron solo en tiempos remotos, y que gracias al progreso, han desaparecido. Pero ¡no!

En primer lugar tengo a los Irrespetuosos “siempre disponibles”: las personas que asisten a conciertos y no apagan su teléfono celular. Podría ser un penoso olvido; pero no después de pedirles a todos que –por favor, no olviden apagar o poner en silencio sus teléfonos celulares- y tranquilamente contestan mensajes o las llamadas entrantes.

Los anti-gay: son las personas que opinan sobre, o destacan las preferencias sexuales de algún creativo, opacando su gran sensibilidad y aportación al arte y la cultura. Afortunadamente, el español Miguel Bose y Sir Elton Hércules John, nunca pidieron permiso a los enemigos del arte para ser creativos.

Los plagiarios: Esas personas que publican textos sin poner el nombre del autor a propósito. Poner “anónimo”, “de la red” o “desconozco al autor” seria muy respetuoso, para todos,  de su parte. Hay algunas equivocaciones “reales”, como la atribución del texto de “la Marioneta”, del ventrílocuo mexicano Johnny Welch, al escritor colombiano Gabriel García Márquez. El escritor reconoció hace tiempo, no ser él el autor.

Los autoclonadores: los críticos de arte que solo le cambian el nombre del artista y la dirección del lugar, a sus críticas; diciendo siempre lo mejor o peor de alguna obra de arte, pero con un carácter de copia idéntica a otra obra.

Los del mapa equivocado (Ignorantes de mapas): son las personas que en el Partenón griego, preguntan: ¿Son las ruinas griegas como las del terremoto X? Es porque no leyeron nada de las guías turísticas, antes de hacer el viaje, y luego opinan que los defraudaron los promotores del viaje y la cultura.

Para opinar de cualquier tema, sin saber, primero hay que hacer una mini consulta, para evitar estar siempre pidiendo disculpas, por ignorar los protocolos básicos en los lugares para eventos artísticos, sociales y culturales, “que los ignorantes de mapas”, obviamente no entenderían ni leerían.

No imagino a los enemigos del arte teniendo sexo, y contestando whatsapps.

Norberto González Cervantes

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube