Noticias Destacadas
Inicio / México / México registra los primeros casos del doloroso virus del chikungunya
México registra los primeros casos del doloroso virus del chikungunya

México registra los primeros casos del doloroso virus del chikungunya

Por Paula Chouza

Catorce personas han sido infectadas con el virus del chikungunya en el Estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala, según han confirmado las autoridades mexicanas este fin de semana. Se trata de los primeros casos de contagio autóctonos, lo que confirma la llegada de la fiebre al sur del país, aunque el mosquito que lo transmite se encuentra presente en buena parte de México. El chikungunya es una enfermedad contagiosa originaria de África, que se transmite a los humanos a través de las picaduras de cierto tipo de insectos, los mismos que pueden portar el dengue: Aedes aegypti, causante de la fiebre amarilla, y Aedes albopictus o mosquito tigre.

Hasta la fecha, el país había registrado tan solo 11 casos en personas que habían viajado a alguno de los países con presencia del virus. La Organización Panamericana de la Salud detectó por primera vez la fiebre chikungunya en la región de las Américas en diciembre de 2013 y en la actualidad se han diagnosticado ya 16.669 casos (14.703 autóctonos y 1.966 importados), de los cuales 10.883 fueron tan solo en el Caribe. En Centroamérica se han confirmado 340 casos y en Estados Unidos 1.627.

El virus del chikungunya (nombre que significa “doblarse” en lenguakimankonde porque alude a la apariencia de las personas que la sufren, con fuertes dolores articulares) se describió por primera vez en 1952 durante un brote ocurrido en el sur de Tanzania. Contra este mal no existe vacuna, ni tratamiento específico que lo prevenga. Los síntomas más comunes, además de molestias severas de las articulaciones, son cefaleas, dolores musculares, náuseas, fatiga, erupciones cutáneas y fiebre por encima de los 39 grados. En contadas ocasiones la enfermedad resulta mortal y aparece entre cuatro y ocho días después de la picadura de un mosquito infectado. En ningún caso se transmite de persona a persona y el diagnóstico se realiza mediante una prueba de sangre.

Según la Secretaría de Salud a lo largo de 2014, el Gobierno ha destinado a las entidades de Chiapas, Campeche, Oaxaca, Quintana Roo, Yucatán y Tabasco, 278 millones de pesos, unos 20,5 millones de dólares, para llevar a cabo actividades de promoción de la salud, fumigación terrestre, aplicación de larvicidas en depósitos de agua y de insecticidas de acción residual en el interior de las viviendas. El Gobierno recomienda a la población reducir los recipientes que puedan servir de criadero de insectos, tales como llantas a la intemperie, cubeta o charcos, así como evitar exponer la piel a la picadura de mosquitos, usar repelentes, camisetas de manga larga, pantalones largos y mosquiteros para dormir.

Las complicaciones son más frecuentes en bebés menores de un año y en adultos mayores de 65 o con enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión.

La Organización Mundial de la Salud explica que aunque la enfermedad se da fundamentalmente en África, Asia y el subcontinente indio, en los últimos decenios se ha propagado a Europa y las Américas. En 2007 se notificó por primera vez la transmisión de la enfermedad en Europa, con un brote localizado en el nordeste de Italia.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube