Noticias Destacadas
Inicio / Corrupción México / MI VIDA COMO PRESIDENTE DE MEXICO PARTE III
MI VIDA COMO PRESIDENTE DE MEXICO PARTE III

MI VIDA COMO PRESIDENTE DE MEXICO PARTE III

“MI VIDA COMO PRESIDENTE DE MEXICO PARTE III”

Por el chozno directo de Huitzilihuitl

  -¡Qué mujer, que mujer  tan increíble!- ¡Me tiene impresionado!- (bueno, realmente un mucho más que impresionado).

Cuando la vi llegar con su portafolio, muy elegante y propia, saludando a todos con una ligera caravana y amplia sonrisa, pensé: (otra actriz que quiere ser política ¡me lleva!)

Esperó su turno (el número seis), para  la entrevista de aspirante  a Secretario de Estado; no nerviosa, no impaciente, quieta.  Yo me puse muy nervioso (¡me lleva!)

Las mujeres tan seguras me dan mucho miedo, pienso que detectan cualquier mínima tarugada que haces o dices, e inmediatamente me pongo nervioso y digo y hago tarugadas.

Afortunadamente todo está escrito, por ser un examen igual para todos los aspirantes.

-Uff, por fin mi turno- (¡bueno… el de ella, otra vez me lleva! ¡Hoy me lleva!)

A lo largo de mi campaña como candidato presidencial por todo México, la gente de los pueblos y ciudades visitadas: ya tenía preparadas muchas peticiones en cartas, en memorias USB, videos, post it, servilletas, envolturas de chocolate, páginas del directorio telefónico… ¡nueve cajas de huevo bachoco!, !Nueve!

El examen consistía en resolver (en una hora y media), que hacer con esas nueve cajas llenas de solicitudes de votantes a mi favor; cada entrevistado pasaba a una sala después de su examen, y ya no tenía contacto con los aspirantes que faltaban ¡Era un examen sorpresa! con un problema real, no de sudoku.

El primer examinado dijo que necesitaba hacer una base de datos, y por lo menos una semana para la captura cuidadosa (Muchas notas estaban hechas a mano, con letra rara); con la ayuda de una capturista y la posterior revisión detallada con la ayuda de dos asistentes.

El segundo, leyó su examen, se salió, no dijo nada.

El tercero empezó a sudar, a aflojarse la corbata, a ponerse azul -¡un doctor pronto!-

El cuarto, se acercó a las cajas, las vio con cuidado, saco un cigarro, y cuando lo iba a encender, los guardias de seguridad lo taclearon y lo sacaron ¡por si las dudas!

El quinto dijo que era una mamada el examen -con todo respeto señor presidente, esto es: ¡una mamada!-

(¡Me lleva!)

Ella por fin habló: -señor presidente, ¡ayúdeme por favor!: a vaciar las cajas en el suelo; coloque todos los videos, cds y memorias en un montón; las servilletas, post it y envolturas de chocolate, que seguramente son de niños y jóvenes, en una caja-.

-Las cartas hechas a mano, en una más, y las cartas mecanografiadas e impresas en otra-

-Vamos a clasificar y separar, en montoncitos, las peticiones muy parecidas o iguales de cada caja, para después ver cuáles son las más urgentes, necesarias, y que sean viables con el presupuesto que tengan asignado-.

-El examen pide: “qué hacer con esas nueve cajas”, me sobró media hora, gracias por el puesto señor presidente de México-.

Solo dije -sí-

CDH3

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube