Noticias Destacadas
Inicio / México / Opacidad educativa: los “Lupitos” hidalguenses
Opacidad educativa: los “Lupitos” hidalguenses

Opacidad educativa: los “Lupitos” hidalguenses

Por Alexandra Zapata y Ariadna Camargo

En México apenas estamos transitando hacia una mayor transparencia en el sector educativo. Los mexicanos sabemos poco acerca de nuestros profesores, cuánto ganan o qué características tienen.

A partir de la información publicada para dar cumplimiento al art. 73 de la Ley General de Contabilidad Gubernamental sobre el Fondo de Aportaciones a la Educación Básica y Normal (FAEB) y los datos arrojados por el Censo de Escuelas y Maestros de Educación Básica y Especial, el IMCO se dio a la tarea de empezar a echar luz sobre esta enorme opacidad.

Al analizar los salarios de los profesores, uno de los temas que hasta el momento es de los más opacos, encontramos que el sueldo mensual promedio de un maestro es de aproximadamente 25 mil pesos. Sin embargo, descubrimos que existen por lo menos 70 profesores que ganan más que el Presidente de la República, los cuales tienen un salario por encima de 193,458 pesos mensuales (sin contar prestaciones, bonos y/o aguinaldo).

Durante este análisis, nos topamos con un caso muy curioso e indignante: Los “Lupitos” hidalguenses. Resulta que al revisar con detenimiento los reportes realizados por el estado de Hidalgo, encontramos que en la nómina activa de la entidad hay 1,440 maestros que tienen la misma fecha de nacimiento: 12 de diciembre de 1912.

Estimado lector, leyó usted bien, en Hidalgo durante este ciclo escolar hay 1,440 maestros activos que este año cumplirán 102 años ¡Imaginen el tamaño de ese pastel!

Los “Lupitos” hidalguenses le cuestan al país $31,807,948.79 al trimestre. Dada su avanzada edad, la suma de sus sueldos durante una vida laboral promedio rondaría los miles de millones de pesos, todos provenientes de nuestros impuestos. Con semejante gasto es inevitable preguntarse ¿qué es lo que están haciendo estos supuestos profesores por los estudiantes mexicanos?

  • 127 Lupitos trabajan en el Programa de Educación Ambiental Sustentable de Hidalgo (clave de centro de trabajo 13ADG0001S). Sin embargo, en el censo de escuelas sólo se contaron a 60 personas laborando en el centro. En el sitio de internet de la Secretaría de Educación del estado de Hidalgo[1], se dice que el programa realiza actividades en las escuelas tales como: conferencias y talleres sobre elaboración de compostas y reutilización de materiales para realizar carpetas, invitaciones, bolsas, llaveros, collares, entre otros. Los Lupitos ambientalistas nos cuestan casi tres millones de pesos al trimestre.
  • Otra “Lupita” gana $82,942 al trimestre y supuestamente labora en la escuela primaria Guadalupe Victoria en Atlapexco, Hidalgo (clave CCT 13DPB0085X). Basta con ver una imagen de las instalaciones de esta primaria para dejar claro que las niñas y los niños de Hidalgo son quienes están pagando este tipo de abusos en el sistema educativo de nuestro país.
Fuente: INEGI, SEP. Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos. Escuela Primaria Guadalupe Victoria, Atlapexco, Hidalgo.

Fuente: INEGI, SEP. Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos. Escuela Primaria Guadalupe Victoria, Atlapexco, Hidalgo.

 

  • Otros dos “Lupitos” ganan sueldos de $148,493y $113,598 respectivamente, y aparecen adscritos a dos centros de trabajo de los cuales no existe información, por lo que presumiblemente son inexistentes (CCT 13FBG0001P y 13FEB0022D).

Se nos ocurren dos explicaciones para la existencia de estos 1,440 individuos en la nómina activa del FAEB:

  1. Que el estado de Hidalgo haya encontrado el elixir de la eterna juventud y la profesión predilecta sea el magisterio.
  2. Que dentro de la estructura educativa o sindical hidalguense hay un individuo beneficiándose de este atraco y volviéndose millonario a costa de los niños y contribuyentes mexicanos.

Conforme vamos descubriendo éste y otros casos en el análisis de los datos, se hace más visible lo que la opacidad en el sistema educativo nos ha dejado y que requieren actuar con urgencia. Una de las preocupaciones más apremiantes es que las autoridades detecten casos como el de Hidalgo, investiguen a los responsables y de manera inmediata terminen con este dispendio de recursos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube