Noticias Destacadas
Inicio / Corrupción México / Paradoja Educativa
Paradoja Educativa

Paradoja Educativa

Hablando en Serio

“Paradoja educativa”

La paradoja en el modelo educativo mexicano es que buscamos el desarrollo socioemocional de los jóvenes en SEMS para que con flexibilidad y capacidad de adaptación enfrenten los retos; al tiempo que el modelo directivo de supervisión y apoyo a docentes y directores es una camisa de fuerza legal.santiago_rufo

Siempre he considerado que las mejores personas, las más capacitadas, eficaces, honestas y generosas deben ocupar los puestos de liderazgo y mando en cualquier organización, institución o empresa; por eso estoy en contra de los escalafones y desde que tengo uso de razón cuestioné que quienes administraban al IMSS debían ser médicos; aclaro, nada tengo contra los doctores, de hecho, permanentemente dejo mi vida en sus manos, de la misma forma que nunca les dejaría administrar mi negocio, por una sencilla razón: estudian para curar, no para administrar. No es casualidad el caos que tenemos en el sistema de salud y que una de los puntos críticos sea el sistema de pensiones; porque estaremos de acuerdo que administrar pensiones no lo estudian ni los cardiólogos más expertos; lo mismo respecto a compras o manejo de inventarios de medicinas; ¿no te ha sucedido, estimado lector, que te digan que no tienen la medicina que requieres y a la que tienes urgencia y derecho legal porque cubriste tus cuotas? En otras palabras, creo que en todos lados, pero en particular en el sector público, aplica lo de zapatero a tus zapatos.

Esto que es crítico en el IMSS y otras instituciones, es absurdo en el sistema educativo y cito de La Ley General del Servicio Profesional Docente el: “Art. 3. Son sujetos del Servicio que regula esta Ley los docentes, el personal con funciones de dirección y supervisión en la Federación, los estados, el Distrito Federal y municipios, así como los asesores técnico pedagógicos, en la Educación Básica y Media Superior que imparta el Estado.”

De entrada suena bien, pero: ¿es funcional en base a criterios de calidad y objetivos educativos?, creo que no y lo podemos constatar en resultados mediocres, es decir en cómo está México; me explico con un ejemplo: Raro es el empresario que al negociar contrato sindical permite que puestos claves de dirección (gerentes), control (calidad) e información clave (contadores y personal asociado) sean sindicalizados, es decir, por un sentido práctico de supervivencia, realidad y eficacia, el empresario no cede el control de negocio al sindicato, por la misma razón de que un médico no debe dirigir el IMSS, porque no es vocación sindical ni su capacidad administrar, podemos añadir también que por que no es su dinero y se vale, pero el punto es que el empresario eficaz y respetuoso del sindicalismo, cuida que quienes ocupan puestos clave y de confianza sean contratados por él, le reporten y le tengan total lealtad a la empresa, en el legitimo derecho de cuidar su patrimonio; lo que redunda en beneficio de personal sindicalizado, porque al hacerlo cuida la fuente de trabajo (ver el drama de Pemex y su quiebra técnica por el amiguismo, el compadrazgo, la corrupción galopante de una decena de Presidentes deshonestos, más el cáncer sindical que les dio poder e injerencia por manejo político).

Bien, con esto en mente y con un gran respeto hacia los docentes, me parece que el legislador se equivocó al querer pasarse de buena gente y ser más papista que el Papa y poner en ley lo que debería ser una atribución de las cabezas del modelo educativo nacional, es decir, el derecho a nombrar Directores de planteles y Supervisores de educación y esto es cuestión de sentido común; primero con todo y los exámenes de idoneidad hoy existentes, no hay manera de garantizar eficacia del docente al ser director o supervisor, como no es garantía que un buen campesino sea exitoso agroindustrial, lo mismo sucede con el Asesor Técnico Pedagógico o el Supervisor educativo; ojo, no excluyo de esos puestos a docentes, lo que digo es que no deberían ser por ley. Tomemos el ejemplo del: Asesor Técnico Pedagógico, su función de supervisión y apoyo al docente requiere, en mi opinión de algunos conocimientos de sociología y psicología si queremos una respuesta del alumno respecto a su interés por aprender o su trabajo colaborativo para el desarrollo de sus comunidades; no dudo que haya docentes con estas capacidades, como tampoco dudo que podamos encontrar el perfil ideal en alguien que no sea docente y aquí es donde está la clave: ¿Quién decide o quién escoge?; un examen o una entrevista y evaluación del responsable de los resultados; si el examen a secas define quién ocupa un puesto; ¿Cómo hacer responsable al responsable?, si no tiene ni el derecho de escoger a sus colaboradores evaluando criterios como; capacidad de tomar decisiones, posición humanista respecto a alumnos conflictivos, carácter, compromiso y manejo de complicaciones con directores y docentes <porque seguro habrá celos y problemas ante la necesidad de cambio>, etc. En el ejemplo, el dueño de una empresa en cuidado de su patrimonio, puede escoger un sociólogo que no sea docente, pero con experiencia en sociedades rurales, por ejemplo. El legislador lo impide en el servicio público privilegiando el examen y consecuentemente la burocracia… Y ¡Oh sorpresa!, en contra de lo que pretendemos enseñar al alumno, cito: Competencias genéricas que le den la capacidad de resolver problemas, ser flexible a los cambios y autónomo en sus decisiones una vez que recibe la formación correspondiente

¿No sería razonable, para hacer responsables a quienes dirigen el modelo educativo oficial o tienen puesto de dirección y/o supervisión educativa y así obtener mejores resultados, darles autonomía de decisión, sobre todo al contratar puestos claves, para que al hacerlo libremente sean responsables de los resultados?, es pregunta… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube