Noticias Destacadas
Inicio / Latin America / ¿Por qué no hiciste nada Abuelo…?
¿Por qué no hiciste nada Abuelo…?

¿Por qué no hiciste nada Abuelo…?

Hablando en Serio

“¿Por qué no hiciste nada Abuelo…?”

Me llegó por Internet, enviado por: El grupo “EXATEC63-68” de Grupos de Google, interesado en crear conciencia.

Sin duda nuestros nietos y bisnietos se reirán de nuestra generación, al saber que: les entregábamos el 60% producto de nuestro esfuerzo y trabajo a un grupo de corruptos y ladrones políticos que nos hacían creer que ellos eran más listos para gastar nuestro dinero: 34% de ISR + 16% de IVA + 4% de inflación + 2% de IEPS en bebidas, gasolina + 4% en tenencia, ISAI, peajes, servicios = 60%…

Se doblarán de la risa al saber que un poder judicial cobraba religiosamente su generoso sueldo cada quincena con solo 1% de delitos llevados a sentencia.

Les dolerá el estómago al saber que de República, solo teníamos el nombre, pues los legisladores en su mayoría saltaban como chapulines en contubernio del poder ejecutivo al legislativo y viceversa, además de tener procuradores y jueces bajo las órdenes del ejecutivo…

Será tan surrealista para ellos entender, como es que el Gobierno cuya razón de ser era la protección de la vida de los ciudadanos podía cobrar; emolumentos, dietas, bonos, prerrogativas, sueldos, engañosos nombres para lo mismo, repartirse el botín, con una criminalidad equivalente a un país en guerra y usar las armas contra la población. Verán ridículo que solo 18 centavos de cada peso de tributos pagados a la monarquía disfrazada de partidocracia (los partidos por encima de los mexicanos), se convertían en carreteras, hospitales, y escuelas, además con pésimo servicio de los peores del mundo, para sostener líderes de sindicatos y políticos sempiternos que viven mejor que la Reyna de Inglaterra y el Rey de España…

Tendrán un shock intelectual tratando de entender como en el quinto país más rico del mundo (petróleo, litorales, minería, posición geográfica); el cuerno de la abundancia, era solo abundancia para unos cuantos y puro cuerno para la mayoría, al tener un 65% de pobreza ya sumandos los 20 millones de mexicanos que salieron del país para sobrevivir. Sobre todo sabiendo que los mexicanos esclavos éramos 118 millones y los amos solo 150 mil beneficiarios de un sistema podrido…

Pensarán que éramos estúpidos hablando de democracia, cuando ni siquiera teníamos el poder de seleccionar a los regidores de nuestro pueblo y además les pagábamos. Donde había más de 250 “representantes del pueblo” que ni siquiera habíamos votado por ellos; y un Presidente que creía que la corrupción era un asunto cultural…

Nos verán con desdén y amargura al no entender cómo es que a nombre de ellos (nietos y bisnietos) que ni siquiera habían nacido, había unos sátrapas en los municipios, estados y a nivel de todo México, que firmaban a nuestro nombre, por deudas que los esclavizaban por muchos años, para beneficio de depredadores financieros y políticos, y teniendo en su espalda el pago de intereses, sobre intereses, para lucimiento de criminales legalizados…

Vomitarán de burla, al preguntarnos cómo es que había gente que hacía fila para votar, que se dejaban dividir en colores, cuando en la cúpula los partidos son los mismos, en un teatro del engaño, donde se compraba la dignidad, el hambre y la pobreza, para convertirlos en voto y legitimar a reales ladrones que habían seleccionado como su carrera, el crimen organizado legalizado, siendo políticos parásitos, que además de reelegirse, hacían las leyes, siendo juez y parte…

Terminarán muertos de la risa, de cómo podíamos creer que los reyes tienen sangre azul, permitiendo que gente que nunca ha producido un tomate, te diera el permiso para hacerlo, donde el que te obligaba a tributar, en su vida había generado trabajo o riqueza, donde el que inspeccionaba tu pequeño negocio, en su vida había pizcado una naranja, donde existía un oficio llamado político ya extinto, de gente que no producía nada y solo se repartía el (producto del) trabajo de los demás.

Espero haberte servido y despertado un poquito ¡Despierta!… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube