Noticias Destacadas
Inicio / México / Pregunta Sarmiento a Cuarón. El Rufo responde
Pregunta Sarmiento a Cuarón. El Rufo responde

Pregunta Sarmiento a Cuarón. El Rufo responde

Santiago y El Rufosantiago_rufo “Pregunta Sarmiento a Cuarón. El Rufo responde”

Mis respetos a Sergio Sarmiento, pero en materia energética no coincidimos. Auuu.

Estimado Sergio Sarmiento: Guarf, guarf. Ante todo reconozco que soy un simple perro y que al igual que Ud. Don Sergio, nunca me he ganado un Óscar. Estamos entre iguales, por ello procedo a contestar algunas de sus preguntas a Cuarón;

1)    ¿Cuándo bajarán los precios del gas, gasolina, combustóleo y energía eléctrica si se mantiene el actual sistema de monopolios? ¿Qué otros beneficios tangibles se esperan de mantener los monopolios? ¿Cuál es el cronograma para obtener estos beneficios?

R- Esto no existe, pero no porque no podamos, sino porque aceptamos tener gobernantes corruptos e ineficaces que no actúan en consecuencia. El sistema de monopolio de Estado en energéticos (donde el capital privado nacional puede reforzar), trae como beneficio esencial una política nacionalista y un respaldo a la seguridad y a la soberanía nacionales.

2)     ¿Qué afectaciones específicas habrá en el medio ambiente si se mantienen los monopolios? ¿Qué medidas se tomarán para protegerlo y quién asumirá la responsabilidad en el caso de derrames o desastres como los que ha tenido ya el monopolio petrolero?

R- Los derrames los han tenido empresas estatales y particulares, la entrega de los recursos energéticos no es garantía de perfección, si de depredación. Por cierto, un gobierno es más garantía que una empresa privada.

3)     Los hidrocarburos son recursos no renovables y su impacto en el medio ambiente es enorme. ¿Existen planes sobre qué hacer si se sigue limitando legalmente la posibilidad de inversión de empresas privadas especializadas en el desarrollo de tecnologías e infraestructuras de energía alternativa en nuestro país?

R- ¡No!, no existen por lo expresado, gobiernos corruptos e ineficaces; pero si lo hubo, así nació el Politécnico, para desarrollo de nuestra propia tecnología; aún así, por el concepto de soberanía energética, podría permitirse la inversión privada regulada de capital mexicano, pero no extranjero.

4)     Del actual sistema se derivan contratos multimillonarios y un saqueo sistemático de las empresas paraestatales por funcionarios y sindicatos. En un país con un estado de derecho tan endeble (y muchas veces inexistente) como el nuestro, ¿cómo podrán evitarse fenómenos de corrupción a gran escala?

R- Organizándonos los ciudadanos para acabar con la impunidad, exigiendo rendición de cuentas y eligiendo gobernantes honestos y nacionalistas; no entregando nuestros energéticos a capital e intereses extranjeros. La corrupción imperante y las debilidades de nuestro estado de derecho es un argumento adicional para no ponernos de “pechito” con las trasnacionales petroleras.

5)    Los monopolios gubernamentales y sus sindicatos tienen tanto poder como muchos gobiernos. ¿Qué medidas se tomarán para evitar que el proceso democrático de nuestro país siga atrapado por financiamientos ilícitos y otras presiones de los grandes intereses como los que vimos en el Pemexgate y otros casos? R- Aplicar la ley y elegir gobernantes honestos. Lo mismo se decía del SNTE y ahí está La Maistra en la cárcel.

6)     ¿Con qué herramientas regulatorias cuenta el gobierno mexicano para evitar las prácticas de depredación que han tenido los monopolios gubernamentales que han controlado hasta ahora el sector?

R- Con la ley. Es tanta y tan seguida la corrupción, que creemos, como expresas, que tenemos que vivir con ella; malo e inaceptable.

7)     ¿Cómo asegurar que la legislación actual incremente la productividad de Pemex si no se enfrenta el problema de la corrupción dentro del sindicato?

R- Estimado Sergio, pues enfrentando la corrupción del sindicato. Difícil mientras el Presidente se tome la foto con líderes corruptos ¡Sí!, pero no imposible.

8)     Si Pemex aportó durante 70 años más de la mitad del presupuesto federal (por lo que sirvió de pretexto para no realizar una verdadera reforma fiscal), ahora que se propone que el único cambio en el sistema de monopolios sea que Hacienda deje de saquear a Pemex, ¿cómo se cubrirá dicho presupuesto?

R- Acabando con los evasores e ilegales y con los privilegios de los “cuates” del Presidente o del “Partido”. Los problemas derivados de no “sangrar” a Pemex fiscalmente, se darán con o sin Reforma Energética, hay que hacer que evasores paguen.

9)     ¿Cómo asegurar que las utilidades de la industria energética no se sigan canalizando a la expansión de la burocracia, como hasta ahora, sino que lleguen al propietario original de estos recursos, que es el pueblo de México?

R- Aplicando la ley, exigiendo rendición de cuentas y votando por gobernantes honestos que hoy, en mi opinión, salvo escazas, muy escazas excepciones, no tenemos.

10)  Dos experiencias desastrosas permanecen en la memoria de los mexicanos: la quiebra de 1982 (luego del dispendio, la ineptitud y la corrupción que caracterizó el manejo de la riqueza petrolera de los años setenta) y las reformas discrecionales y opacas de tiempos de Salinas de Gortari, buenas para las manos privadas pero dudosas para los consumidores. ¿Qué nos garantiza que esas experiencias, que han ahondado los abismos sociales, no se mantengan si se conserva el actual sistema de monopolios?

R- La aplicación de la ley y la organización ciudadana que exija rendición de cuentas y acabe con la impunidad. Carlitos abusó, lo sabemos, pero judicialmente nada pasa cuando “legalmente” se reparte el pastel de bienes nacionales entre “cuates”; lo que en mi opinión va a pasar con la mentada Reforma Energética, con un agravante, combatir la corrupción “oficial” se va a dar algún día, sacar de México a los gringos, si los dejamos entrar,… ¡Nunca!

En resumen, la respuesta a las 10 preguntas (inquietudes) de Sarmiento se resumiría en tener gobiernos honestos y eficaces que apliquen la ley y no sean cómplices de pseudo inversionistas. El camino es construir una ciudadanía despierta, participativa responsable y exigente; no entregar el patrimonio nacional al inversionista extranjero… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube