Noticias Destacadas
Inicio / Derechos Humanos / ¿Qué México queremos?
¿Qué México queremos?

¿Qué México queremos?

Hablando en SerioSantiago_Heyser_ElOportuno

“¿Qué México queremos?”

 

En 1926 se crea el Tecnológico de Roque que tiene como fundamento histórico la Revolución Mexicana (1910-1917) quien contrae una deuda con los hombres del campo, de abrir escuelas para sus hijos.

Lo realmente interesante del antecedente fundacional del hoy, Tecnológico Agropecuario de Roque en Celaya, Guanajuato, no es su deuda (¿?) con los hombres del campo, sino el enfoque que tenía la educación en aquellos años, cito de la página web del TEC de Roque: “Este derecho que les da la Revolución a los hijos de campesinos de ir a la escuela, viene aparejado con la obligación de regresar a sus mismas comunidades, para defender la tierra y hacerla producir.”… Es decir, se capacitaba a los hijos de campesinos, de agricultores, de gente del campo, para que colaboraran en el desarrollo local y regional de sus pueblos y comunidades; el resultado es historia; México creció a tasas cercanas del 6% hasta fines de los sesentas y principios de los setentas, siendo autosuficiente en la producción de alimentos; fueron los años dorados del “Milagro mexicano”. Después,… después la catástrofe, llega el “psicótico” Díaz Ordaz a Presidente y hereda el poder a Luis Echeverría manchado por la sangre de los crímenes contra el pueblo representados en la masacre de Tlatelolco y los asesinatos de “Los Halcones” en 1971, quién a su vez hereda el poder a un inservible que se sintió elegido por los dioses: José López Portillo, hoy celebre por tronar el sistema bancario mexicano, servirse, usar y proteger al Negro Durazo y por la forma en que lo manipularon y lo convirtieron en un inútil sus mujeres. López Portillo a su vez hereda el poder al Presidente gris, Miguel de la Madrid Hurtado, el cobarde que primero acusó a Salinas de Gortari de robarse la “Partida Secreta” y después se desdijo, pero cuyo mayor pecado fue no tener los pantalones (lo que heredó a los siguientes presidentes, azules y rojos) para defender la soberanía nacional, entregando el país a los intereses financieros y comerciales de neodepredadores y capitalistas que desde gobierno extranjeros, empresas e instituciones transanacionales como en mi opinión son el FMI y el Banco Mundial y los grandes corporativos como WalMart, implementan en México un modelo económico que privilegia la ganancia sobre las personas, la explotación laboral sobre los derechos humanos y el consumo sobre la sustentabilidad del medio ambiente: ¡El modelo Neoliberal!… Es a finales de los setentas y los ochentas, cuando los tecnológicos y escuelas agropecuarias mutan su esencia de promover el desarrollo nacional, por el interés de la ganancia generada al privilegiar el “mercado” sobre las personas; vuelvo a citar de la página web del TEC de Roque: “Esta serie (etapa), se distingue, justamente por la reorientación de las carreras para el trabajo en la empresa privada, por ser una educación más competitiva individualmente, que responda a las tendencias internacionales, relativas a los planes de estudios.”

Muy ilustrativa la coincidencia del cambio de políticas educativas y de estrategias para la construcción de México, con la caída del desarrollo y el “progreso nacional”, y el inicio de la dependencia alimentaria, política y financiera de los gobiernos neoliberales de Miguel De la Madrid a la fecha. Privilegiamos el “mercado” y la “ganancia”, por sobre la responsabilidad patriótica y moral de alimentar a nuestro pueblo. Hoy el Presidente Peña Nieto se jacta de un “superávit” en la balanza por la exportación de productos del campo (mientras endeuda más al país);… sin mencionar (recordar) que tenemos más de veinte millones de mexicanos que no comen tres veces al día y que cuando comen no se nutren, solo llenan la barriga…

¿Qué sigue?; esto depende del tipo de país que queremos o peor aún, ante la dependencia política y financiera que genera el tener gobernantes corruptos, depende del tipo de país que nos quieran imponer “los que realmente mandan”. Yo no tengo dudas, me inclinaría por un México libre, soberano de verdad al fincar su soberanía en la autosuficiencia alimentaria, cimentada en la formación nacionalista y técnicamente competitiva de los futuros ciudadanos que serán responsables del desarrollo de sus pueblos y comunidades; para ello, reorientaría las estrategias educativas en función de esos criterios y objetivos, desandando el camino mal andado y retomando el enfoque de aquel México libre que soñaron nuestros padres y abuelos que dirigía la educación para que el estudiante:  “…Regrese a sus mismas comunidades (y pueblos), para defender la tierra y hacerla producir.” En pocas palabras, educaría para que México sea un país que respetuoso de sus vecinos, trabaje para el progreso de México en beneficio de los mexicanos, en donde cimentados en nuestra identidad nacional, el arraigo y no la migración sea nuestra fuerza… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube