Noticias Destacadas
Inicio / Michoacán / Soldado, Capitán, Mayor
Soldado, Capitán, Mayor

Soldado, Capitán, Mayor

Hablando en Serio

“Soldado, Capitán, Mayor”

El soldado acomodaba carros en la zona militar; le pregunté: -¿Qué opina de la Reforma Energética?, contestó: -“Tengo prohibido opinar”.

Lo sé, mi preocupación debería estar en conocer la vida sexual de las marmotas o en entender el inicio del Universo con el supuesto Big-Bang o ya de perdida, con el destino que depara a Las Chivas si siguen haciendo lo mismo ¡Pero no!, resulta que mi enmarañada mente se interesa por asuntos que a nadie importan, como el de: ¿Por qué, ante la real pérdida de soberanía energética, derivada de la Reforma sobre el tema y que a cambio de una contraprestación entrega derechos a inversionistas, hasta para usufructuar, a güevo, tierras de campesinos mexicanos, mi ejército calla?… Quizás, pensé, los soldados consideran que serán más eficaces si al requerir gasolina para sus tanques, jeep´s y demás equipo motorizado orientado a la defensa nacional, se surten en gasolineras de MOBIL o de Exxon, ya que las que tienen el logo de Pemex, además de lentas, pues ocasionalmente, no muy seguido, no vayan a creer, pues dan litros de a medio litro o peor aún, gasolina con agua; lo que haría cascabelear los motores de las modernas unidades que componen la flotilla de mi ejército, esas que desde hace un chorro de años vemos patrullar en nuestras autopistas, mientras los güeros patrullan el Congreso mexicano y cabildean con funcionarios de “alto nivel” del Gobierno y los narcos circulan por las brechas y caminos de la Sierra Madre, allá por Guanaceví, como con precisión señaló el Arzobispo de Durango,… desde el 2009.

El punto, decía, es que me acerqué a los de verde olivo (no Oliva), para preguntar: ¿Qué onda con la Reforma Energética y el compromiso por defender a la Patria? El soldado, ya dije, me respondió con un: -“Tengo prohibido opinar”, qué gacho debe ser el vivir como animalito, sin razonar ¡Por órdenes superiores!, ni modo, cada quién. Me acerqué luego a un Capitán y pregunté lo mismo; el Capitán me respondió: -“No alzamos la voz, porque somos institucionales”, pero México y la soberanía están en riesgo, dije, expresando mi opinión: -“Ya contesté, somos institucionales”, necio como soy y no contento con la respuesta, que interpreto como un: “No esté jodiendo, como soldado y mexicano estoy en contra pero no lo puedo decir porque me chingan”, me acerqué a un Mayor; este primero frunció el entrecejo, interrumpí y dije: no lo quiero molestar, quiero entender; aflojó el rostro, casi sonrió y me dijo: -“Uds. los civiles tienen la culpa, el Ejército tenía como atribución y obligación, defender la Constitución y Uds. cambiaron Constitución y leyes para marginarnos.” Es verdad, contesté, pero Uds. lo permitieron con su silencio. -“Tenemos un Comandante Supremo”, reviró. Si, le dije, pero antes que ello, está su juramento con la Patria, Ud. protestó defenderla; además, y lo sabemos, quienes llegan al poder, todos, lo hacen haciendo trampas electorales, es decir al tener que obedecer al Presidente como Comandante Supremo, obedecen a un tramposo que piensa que la corrupción es cultural ¿Y México? -“Sabe, me gustaría quitarme el uniforme y otro día platicar con Ud.”. Quedo a sus órdenes, le di mis datos y me despedí con la impresión de que en general, en mi Ejercito están encabritados con la mentada Reforma y que eso es una “olla de presión” que puede reventar, no mañana, pero si algún día… ¡Así de sencillo!

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube