Noticias Destacadas
Inicio / México / Transversalidad
Transversalidad

Transversalidad

Hablando en Serio

“Transversalidad”

El tema de la transversalidad es muy importante; lo sé, a mí también me costó trabajo entender el concepto; transversalidad es de esas palabras que no se usan mucho…

Transversalidad, cito del diccionario la traducción (interpretación) que para el tema de hoy concierne: “Que atañe a distintos ámbitos o disciplinas, en lugar de un problema concreto”. Y digo que es lo que corresponde, porque el tema que ha traído mi atención los últimos años es el del desarrollo social, que de acuerdo con la opinión del más reciente de mis recientes amigos, lo deberíamos profundizar refiriéndonos mejor al desarrollo humano o aún mejor: “Desarrollo social y humano”, lo que implicaría un desarrollo tanto en el aspecto económico, organizativo, tecnológico y productivo, como en el social, personal, familiar, espiritual y comunitario, entendiendo como comunitario lo relacionado con la interacción de unos con otros para resolver problemas conjuntamente y ayudarnos entre todos ¿Entre todos? ¡Sí!, entre todos y ahí está la clave de lo que considero debe ser un enfoque central del desarrollo y el cambio a promover en forma amorosa pero firme y constante, el de tomar como eje del desarrollo en todas sus facetas la naturaleza, condición o característica social de los seres humanos, para retomar el rumbo perdido por el egoísmo y el individualismo que hoy nos corroen, que nos conduzca a enfrentar juntos, unidos y organizados de forma inteligente y solidaria los problemas que nos atañen.

Hago un paréntesis para compartir una anécdota: Un amigo articulista, tenía como personaje en sus artículos al “negativo”, un tipo muy inteligente que tendía a cuestionar y criticar todo buscándoles chichis hasta a las gallinas. En una ocasión, requiriendo yo de un personaje similar para establecer un diálogo con mi perro, El Rufo, le pedí permiso a mi cuate de usar su personaje; él se río y me dijo –No es un personaje, “el negativo” es un compañero de la escuela, muy abusado, que todo cuestiona, si lo quieres usar pídele permiso a él. Esto viene a colación porque en este asunto del desarrollo, los más tenemos cuestionamientos cuando se trata de ayudar al prójimo y de ser solidarios, ya que en este mundo cosificado y orientado al consumo, el ser humano, cuando no nos es útil, llega al extremos de ser desechable (¿no me crees?, ve a los centroamericanos que piden de comer en las calles), lo que en sí, además de ser inhumano e inmoral, es contrario a la propia naturaleza humana de seres sociales que nos necesitamos unos a otros para sobrevivir.

Con la visión expresada, el camino del desarrollo social y humano debe tener como eje, en mi opinión, a la persona y no a la economía, la que no deja de ser importante pero no es lo esencial ni el control; es aquí donde entra la transversalidad que nos llevaría, por sentido común a poner bajo el liderazgo, coordinación y conducción de los responsables del desarrollo social y humano asuntos como la educación para la integración de personas, grupos y comunidades marginadas, el desarrollo rural y agrario de sectores sociales (ejido incluido y enfatizando la producción de alimentos), estrategias económicas y asuntos de salud, relacionando en forma lateral temas como la construcción de liderazgos y organización para establecer en agenda, bajo la responsabilidad y conducción de liderazgos locales, asuntos como la seguridad, la vida en armonía y la paz que permiten a las sociedades florecer en beneficio de todos ¡Sí!, de todos sus integrantes…

Visto esto desde un punto de vista institucional, las secretarías, dependencias e instituciones de gobierno y del Estado, deberían, bajo la coordinación de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, apoyar todo esfuerzo para transitar a las personas y grupos marginados del sector social al sector productivo dentro de un esfuerzo humanista que tenga por objetivo el bien común, no a nivel de slogan o de discurso político, sino de realidad cotidiana… En pocas palabras, hagamos del bienestar humano el eje de nuestros esfuerzos y afanes como sociedad en su conjunto, finalmente, reconozcámoslo, somos una sociedad de personas… ¡Así de sencillo!

Un saludo, una reflexión.

Santiago Heyser Beltrán

Escritor y soñador

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube