Noticias Destacadas
Inicio / Arte y Cultura / UN PEDAZO DE HISTORIA DEL HOSPITAL REGIONAL DE URUAPAN
UN PEDAZO DE HISTORIA DEL HOSPITAL  REGIONAL DE URUAPAN

UN PEDAZO DE HISTORIA DEL HOSPITAL REGIONAL DE URUAPAN

Cuernavaca Mor. 22 de octubre de 2018

UN PEDAZO DE HISTORIA DEL HOSPITAL

REGIONAL DE URUAPAN

(contada desde adentro)

 

Buscando información en la Internet acerca de la fundación e inauguración del Hospital Regional de Uruapan “Dr. Pedro Daniel Martínez”, recordé que en esa época no todos teníamos Internet, que usábamos mucho el fax, y también las cámaras fotográficas polaroid y de 35 milímetros.

Decidí contar entonces, un pedazo de historia del Hospital, una que me sé de cierto:

Era marzo de 1993, el hospital estaba en la etapa final de su construcción para ser inaugurado en pocos meses, por el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

En la etapa final de la construcción, se hacia limpieza general y se detallaban los acabados y la pintura; también se estaban instalando los muebles, y los aparatos (todos nuevos) se desempacaban y colocaban en su lugar.

El personal médico y de enfermería, también se estaban familiarizando con las instalaciones, con sus compañeros y con los equipos y aparatos que habrían de servir para ejercer su profesión.

Por mi parte: fui enviado a Uruapan, desde la Ciudad de México, con un grupo de técnicos en telecomunicaciones a mi cargo y dirección, para instalar y probar la red de comunicaciones, los aparatos y, también, para  familiarizar a todo personal, en particular al equipo de enfermeras, con las facilidades y operación de los ya mencionados aparatos.

Lo emocionante de la historia, comienza cuando se pone en marcha el Hospital: fallas por aquí, fallas por allá, fallas para mi, fallas acullá…Dudas por aquí…dudas por allá.

La principal duda a aclarar: a quien corresponde resolver esto, al personal que opera los equipos, al que los vendió, al que los instaló…a nadie?

Afortunadamente para todos, la puesta en marcha del Hospital, se le encomendó realizarla, como Director, a un médico con amplia experiencia y formación militar, un médico que no aceptaba un “no se puede” como respuesta.

Nos ordenó a todos buscar la forma de resolver los problemas como fuera necesario. (punto) Su nombre: Dr. Sergio Hidalgo Ramírez

Pasé, de pronto, de ser un proveedor de una área de servicio especifico, a ser parte de un gran equipo de soluciones, armado al momento, in situ, por el Dr. Hidalgo.

Muchas dudas sobre los aparatos, tenían una amplia respuesta que las disipaba, en los manuales de operación (algunos en inglés) y en la experiencia de algunos miembros del personal médico y de enfermería.

El mayor problema que enfrentamos, tuvo que ver con las pruebas a la planta de emergencia: en el “transfer”, la parte del control de la planta, que ante una falla del suministro eléctrico, conecta y arranca el motor de la planta de emergencia, para mantener a los quirófanos y sección de incubadoras funcionando…falló.

Se quemó una bobina (solenoide) que tardo dos días en llegar desde la CDMX, gracias a una compañera que fue por ella (cuando no había autopista) y a un hermano mío que ya la tenía comprada. Los dos días tuvimos la planta de emergencia funcionando con Diesel.

Lo primero que me pidió el Dr. Hidalgo, después de las urgencias técnicas, fue que capacitara al personal de mantenimiento, en la localización de fallas eléctricas y electrónicas, que eran parte de mi especialidad, antes de regresarme a CDMX.

Por supuesto que mi experiencia en instrumentación y localización de fallas no me permitían capacitar a nadie, pero era un medico militar quien lo pedía, esta vez sin ordenar…mucho.

Recuerdo una anécdota que debería escribir al final pero que ya no encajaría bien en el contexto:

Dos años después de conocer el Hospital, después de estudiar lo necesario para atender el mantenimiento de los equipos de rayos X del mismo:

era un domingo en el que yo trabajaba en una de las salas de rayos X, sin personal en la atención de radiología, sin ruido…llegó un niño en compañía de una enfermera de urgencias y de sus padres, con un brazo aparentemente roto…sonó el teléfono de la sala y al contestar escucho una voz que me dice:

“sáquele una radiografía al niño que va para allá”

–Dr. Hidalgo…no sé como sacar una radiografía…-

“¡entonces cómo es que arregla los aparatos?!!!”

Por fortuna para mi, llegó el medico radiólogo que iba a diagnosticar sobre la imagen, y él se encargó de tomar la placa.

Las situaciones muy parecidas, las llamadas a media noche… a lo largo de aproximadamente quince años en contacto con éste Hospital, alcanzarían para escribir un grueso libro, pero solo hablare de las cosas que me han inspirado:

En este Hospital conocí, sin querer, sin esperarlo y sin merecerlo, el valor de la amistad, la sinergia contenida en los conocimientos y habilidades individuales, el trabajo en equipo multidisciplinario… y diferentes estilos de liderazgo funcional, es decir: el liderazgo enfocado al bien común, sin importar el tono de voz.

A la memoria del Dr. Sergio Hidalgo Ramírez

Norberto González Cervantes

Un comentario

  1. Sin duda un excelente médico el de. Hidalgo lo tuve como jefe y no aceptaba errores y sabía quién era su equipo y en quie odia confiar sus médicos de confianza como el Sr. Alejandro Sánchez Iriarte, Dr Daniel Murillo Estrada Dr Sergio Corza Flores entre muchos más que iniciaron con el este hermoso hospital.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube