Noticias Destacadas
Inicio / Economía / México fue una vez un líder climático, ahora está apostando fuerte al carbón
México fue una vez un líder climático, ahora está apostando fuerte al carbón

México fue una vez un líder climático, ahora está apostando fuerte al carbón

A medida que se agrava la crisis climática, Andrés Manuel López Obrador prevé comprar cerca de 2 millones de toneladas de carbón térmico a pequeños productores.

Los hombres del turno de medianoche fumaban cigarrillos y bromeaban a la luz de las luces de sus cascos mientras se preparaban a bajar. Estaban cargando equipos de seguridad y rollos de tubería en carretillas, listos para un segundo turno que comenzaría a trabajar más tarde esa semana.

“Estamos reactivando la industria”, dijo Arturo Rivera Wong, quien acababa de contratar a 40 trabajadores más en la mina que posee en los matorrales del estado fronterizo de Coahuila.
“Se van a reactivar cuatro hornos de la gran termoeléctrica”, explicó. «Esto va a impulsar las ventas de carbón».

A medida que la crisis climática empeora y los precios de las energías limpias se desploman, los gobiernos de todo el mundo han destetado sus economías del carbón y otros combustibles fósiles.

México se mueve en la dirección opuesta.

Mineros hacen vigas de soporte de madera en una mina de carbón en Agujita, estado de Coahuila, el 13 de noviembre de 2012. Foto: Yuri Cortéz/AFP/Getty Images

El presidente Andrés Manuel López Obrador, ha revelado planes para comprar casi 2 millones de toneladas de carbón térmico a pequeños productores como Rivera. También planea reactivar un par de plantas de carbón en la frontera de Texas, que se estaban cerrando a medida que el gas natural y las energías renovables asumían un papel más destacado en la combinación energética de México.

López Obrador no solo está apostando fuerte por los combustibles fósiles, sino que también está restringiendo las energías limpias.

El presidente populista ha impulsado una visión de soberanía energética, en la que los organismos estatales -la petrolera Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) – bombean petróleo y generan electricidad. Los actores privados, que han invertido mucho en energía limpia, están relegados a un papel secundario en la visión de López Obrador, mientras que los compromisos de emisiones y clima son una ocurrencia tardía.

“En lugar de pensar en una transición del carbón y los combustibles fósiles, está pensando en usar más carbón y petróleo”, dijo Adrián Fernández Bremauntz, director de Iniciativa Climática de México, una organización ambiental.

“Ningún otro país del G20 tiene políticas energéticas tan anormales o retrógradas como este gobierno”, agregó. «No nos hará avanzar hacia nuestros objetivos climáticos».

Las políticas de Amlo contrastan radicalmente con las de la administración Biden, que ha declarado que la crisis climática representa una «amenaza existencial» y ha revelado una serie de políticas para desvincular la economía de Estados Unidos de los combustibles fósiles.

El plan de inversión actual de la CFE renuncia por completo a los proyectos de energía limpia. Y un proyecto de ley para reformar la industria eléctrica que se envió recientemente al Congreso obligaría a la CFE a comprar energía de sus propias instalaciones, incluidas las plantas de carbón, antes que las renovables.

Publicidad: VOGUETI eyewear

López Obrador ha dicho que su gobierno rehabilitará las instalaciones hidroeléctricas de la CFE, lo que permitiría a México cumplir con sus compromisos climáticos de generar el 35% de su electricidad a través de energías renovables.

Pero para argumentar a favor de priorizar los combustibles fósiles y restablecer una industria eléctrica estatal, el gobierno mexicano ha puesto en duda repetidamente la confiabilidad de las energías renovables, argumentando que la energía solar y eólica no son confiables y afirmando que se les ha dado preferencia sobre la CFE. proyectos hidroeléctricos.

Y a pesar de los huracanes cada vez más poderosos, las sequías y otros fenómenos meteorológicos extremos que han afectado a la región, se ha mantenido en silencio sobre la crisis climática. Después de que un apagón de diciembre sumiera a 10,3 millones de clientes en la oscuridad, la CFE culpó en parte del apagón de la tarde a los niveles récord de energía renovable que sobrecarga la red eléctrica.

En el pasado, México había sido un líder climático. Fue el primer país en desarrollo en entregar su plan de acción climática antes del acuerdo de París, pero esas ambiciones ahora son tratadas con una abrumadora falta de interés por parte del gobierno.

“El acuerdo de París no tiene relevancia para nada de lo que están hablando en el sector eléctrico en este momento”, dijo Jeremy Martin, vicepresidente de energía y sustentabilidad del Instituto de las Américas.

La perspectiva de López Obrador sobre los combustibles fósiles y las empresas estatales se deriva de su crianza en el estado rico en petróleo de Tabasco, en un momento en que Pemex era visto como el vehículo para el desarrollo nacional. Las empresas privadas y los extranjeros habían sido excluidos del sector energético desde la expropiación de 1938.

Pero la apertura de la industria en 2013 alentó una serie de nuevas inversiones, muchas de ellas en energías renovables. México también introdujo las subastas de energía limpia, que “establecieron precios récord por el bajo nivel de oferta de los desarrolladores para incorporar energías renovables”, dijo Martin.

Esas subastas se detuvieron después de que López Obrador asumió el poder en diciembre de 2018. Anaid Velasco, directora de investigación del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, describió la política del nuevo gobierno como: “Pondré obstáculos en el camino del sector privado, que invirtió más en energías renovables y dedicaré la mayor parte de mis esfuerzos, y al menos el 80% del presupuesto, a los combustibles fósiles «.

Incluso mientras la pandemia de coronavirus acumula miseria en México, López Obrador ha continuado invirtiendo fondos en Pemex y no ha frenado la construcción de una refinería de petróleo masiva de $8 mil millones de dólares.

“Vamos a rescatar a Pemex ya la CFE”, dice AMLO a menudo, apelando al nacionalismo e impugnando a sus predecesores por abrir el sector energético a inversionistas privados y extranjeros.

George Baker, un analista veterano de Pemex, comparó la retórica de AMLO sobre la energía con la obsesión de Donald Trump con la restauración de la industria del carbón estadounidense. “Es una especie de declaración de sentirse bien en el nivel de ‘Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grandioso’”, dijo.

López Obrador también ha mostrado un marcado entusiasmo por el carbón, que produce aproximadamente el 9.5% de la electricidad de México. En octubre viajó a las regiones mineras de Coahuila, para anunciar la reactivación de las plantas de carbón de la CFE. Llamó a la energía limpia un «sofisma» para priorizar la empresa privada sobre la pública.

El compromiso del presidente con el carbón fue un alivio bienvenido para mineros como Rivera, cuya familia ha trabajado en las minas durante tres generaciones.

La región está plagada de minas de todos los tamaños, que van desde pocitos artesanales, o “pequeños agujeros”, hasta operaciones a gran escala y tajos abiertos. “Cavas 30 metros y obtienes carbón”, dijo Javier Gómez Acuña, director de Prodemi, una agencia estatal-gubernamental para promover la minería. «Está en todas partes.»

Las condiciones suelen ser peligrosas: el 19 de febrero se cumple el 15º aniversario del desastre de Pasta de Conchos, que mató a 65 mineros.

A medida que la planta de carbón reabre más hornos, Rivera espera aumentar la producción a 1.900 toneladas por semana.

“¿Qué quiere el presidente? Para reactivar la economía porque el 50% de esta región depende de la minería ”, dijo Rivera.

Rivera no negó la crisis climática y dijo que la sequía se había apoderado de la región durante tres años. “Definitivamente creemos en el cambio climático y hay que buscar formas alternativas de producir energía. Pero tenemos que avanzar poco a poco ”, dijo.

Los trabajadores que se preparaban para reabrir las minas de carbón parecían más preocupados por el trabajo que por el clima.

“Dicen que ya no van a comprar carbón por estas lámparas solares y cosas así”, dijo Luis Alberto García. «Pero espero que siempre podamos vender carbón porque ganamos más dinero con él».

Con información de The Guardian.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top
  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • YouTube